Cómo tu casa puede ayudarte a perder peso, sin ponerte a dieta

Cuando decimos a que tu casa pueda ayudarte a perder peso, nos referimos a ciertos cambios en su decoración. Estos trucos pueden contribuir a que a tomes decisiones más saludables al momento de sentarte a la mesa. En materia de perder peso, cualquier apoyo es válido. Así que te invitamos a considerar las siguientes sugerencias para ayudarte a lograrlo sin ponerte a dieta.

Usa platos de un color que contraste con tu comida

Si tu platillo es blanco, digamos filete de pescado o pechuga de pollo asada, entonces elige un plato rojo, azul, verde. Un plato de un color oscuro. En cambio, si vas a comer frijoles, un plato blanco sería mejor. De acuerdo con un estudio realizado en la Universidad de Cornell, cuando existe bajo contraste entre el plato y el alimento, digamos arroz blanco sobre un plato blanco, la persona tiende a servirse 30 % más, que quienes eligen un plato de un color oscuro. Elige platos que realcen el color de tu comida puede ayudarte a comer menos.

Cambia la pantalla de TV de lugar

Muévela de la cocina, del comedor, o del sitio en que se encuentre de modo que no la veas mientras comes. La razón es simple: te distrae. Al enfrascarte en la pantalla pierdes de vista las sensaciones que te proporciona el alimento. Entonces no te das cuenta si ya estás satisfecha y sigues comiendo sin medida. Al quitar las distracciones, incluido el teléfono móvil, te alimentas de manera consciente, comes menos y eso puede ayudarte a perder peso.

Usa un difusor aromático con aroma a menta

A tu difusor viértele agua y unas gotas de aceite esencial de menta y deja que impregne el ambiente. Una investigación efectuada en la Universidad Jesuita de Wheeling, en Virginia Occidental, encontró que el aroma a menta te hace sentir satisfecha, entonces tiendes a comer menos. Esta medida puede ayudarte a perder peso. En el estudio, las personas que percibieron el aroma a menta cada dos horas, comieron 2800 calorías menos a la semana, que aquellos que no.

Cuelga un espejo cerca de la mesa

Para empezar, añadirá luz al ambiente, lo cual dará la impresión de mayor tamaño. Además, el espejo te dará un reflejo de ti mientras comes. Si tu elección es un alimentos chatarra o poco saludable, ese reflejo de ti mientras lo ingieres te hará sentir incómoda. La razón es que te recordará que tu elección no es la más adecuada para tu cuerpo. Te ayudará a elegir un platillo más saludable la siguiente vez.

Usa los platos pequeños de tu vajilla

Calcular las porciones adecuadas a simple vista es difícil incluso para los expertos. Utilizar un plato grande para servir tu comida puede hacer que subestimes la cantidad y te sirvas más de lo debido. En consecuencia, comes más, y a mayor alimento más calorías. Si eliges un plato pequeño tienes más control sobre la cantidad de comida que pones en él.

Enciende lámparas y velas y apaga el foco del techo

La luz apropiada puede ayudarte a perder peso. Investigadores de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, diminuyeron las luces de un restaurantes de comida rápida y eligieron música tranquila. El resultado fue que los participantes en el estudio ingierieron en promedio 175 calorías menos. Tú puedes hacer lo mismo en tu casa. No solo comerás menos, también disfrutarás más.

Este video te puede gustar