Cómo cambiar el chip para dejar de comerte tus emociones

Comerte tus emociones incluso en los peores momentos de tu vida, ¿te ha pasado? Es una de las peores cosas que puedes hacer porque no solo afecta tu estado de ánimo, también afecta tu salud. Por si no lo sabías, guardarte siempre tus emociones y comer a causa de ello puede llevarte a la obesidad. Tu propio cuerpo te lo está diciendo: ¡sácalo todo! Necesitas expresar lo que sientes, no puedes vivir toda la vida así. Es por eso que te comparto estos consejos para cambiar el chip y dejar de comerte todo lo que sientes.

Antes que nada, ¡no estás sola!

No eres la única con esta lucha, así que no te sientas mal por ella. Hay muchas mujeres y muchos hombres que sufren lo mismo, pero tu puedes empezar por un cambio. Deja de compararte con los demás o conformarte con ser “parte del club”.  Todos alguna vez hemos comido por estrés, enojo o tristeza, pero no es saludable. Es hora de que le pongas un alto a tu mente.

Saca tus emociones de otras maneras

Tengo que aclarar que comer no hace que te sientas mejor, solo te relaja un poco. Sin embargo, toda esa ira o rencor permanecen ahí pero no te das cuenta de eso. Hay otras formas de soltar tus emociones que no involucran la comida. Por ejemplo, puedes gritar sobre la almohada, golpear plastilina, colorear o dibujar aunque sean garabatos o escuchar música, mucha música. Si necesitas llorar, hazlo, no tengas miedo de pues es bueno hacerlo de vez en cuando.

Aleja todas las botanas de tu alcance

Digo, sí las tienes en tu habitación obvio que vas a acudir a ellas rápidamente. El cambio comienza por ti, así que deshazte de ellas. También puedes decirle a tu mamá o a tu pareja que te apoyen. Eso te ayudará a que dejes de comerte tus emociones.

Hablar con alguien de tu total confianza, puede ser un recurso eficaz. Si crees que no hay alguien en quien puedas confiar, busca ayuda profesional. Así mantendrás tu privacidad y tendrás la certeza de que cualquier cosa que le digas está obligado a mantenerlo en privado.

Este video te puede gustar