Buscar el amor en alguien que conociste engañando: ja ja ja

Nadie nos enseñó es mejor buscar el amor y en algunas ocasiones terminamos en situaciones precarias buscando el amor en las personas equivocadas. Una de esas personas puede ser el hombre que conociste engañando a su esposa o novia y terminó dejándola para tener una relación contigo.

¿Funciona?

La experiencia y las estadísticas pocas veces mienten. Si bien existen casos extraordinarios en los que una pareja que nació de esta forma puede alcanzar la felicidad, también es cierto que quienes pasan por este tipo de relación suelen acabar con más traumas que los que tenían antes de ser pareja. Yo vi cómo una de mis amigas comenzó y terminó con un hombre casado. Puede que ella cuente la historia de una forma completamente diferente, pero al final, los que estuvimos a su lado durante este oscuro periodo de su vida, nos dimos cuenta cuánto puede lastimar el amor que no es verdadero.

 

Estoy enamorada

El día que mi amiga llegó a contarnos en el café de la tarde que estaba inmensamente enamorada, todas nos alegramos por ella. Hasta que dijo que el hombre cuestión era casado. Pese a las miradas de desconcierto de todas, ella prosiguió con su “historia de amor”. Ciertamente, ninguna de las chicas sentadas en la mesa estábamos de acuerdo con que tuviera una relación a escondidas de la forma en la que lo estaba haciendo. Como es usual, intentamos hacerla entrar en razón, pero ella prosiguió con su relación durante año.

Ella dice que es amor, pero a mis ojos era puro egoísmo

Es cierto y aunque me duela escribirlo, cada persona tiene el amor que cree merecer. Para mí, un hombre que da amor se compromete contigo al 100%, te lleva a conocer a su familia, te ama incondicionalmente, es honesto, amoroso, respetuoso y, lo más importante, es que ve por tu felicidad. Varias veces vi cómo mi amiga llegaba de malas o llorando aunque no admitiera la razón.

Este hombre la ocultaba de su vida pública, con mucha razón. Sin embargo, mi amiga parecía hipnotizada. No entendía razones, no escuchaba a sus amigas, ni a su familia. De hecho, vivió un tanto aislada el tiempo en que estuvo con este hombre. Disfrutaba de los pocos ratos que él estaba en su casa, los regalos que le daba y los pequeños viajes que solían hacer de vez en cuando. Él la retenía de muchas formas y por poco más de un año la mantuvo en un estado anímico que subía y bajaba peor que montaña rusa.

El dejó a su esposa

Un buen día, el dejó a su esposa y decidió embarcarse con mi amiga en una relación seria y estable. La verdad es que cuando nos lo dijo, ninguna de nosotras se emocionó por ello. Creo que hasta la fecha ella no entiende la razón de que no nos emocionaba su “felicidad”. A nuestros ojos ella nunca había estado en un estado emocional tan errante y destructivo como en aquel año. Vivieron juntos unos ocho meses si no es que un poco más. Mi amiga parecía muy ilusionada, pues pensaba que a partir de ese momento su vida iba a ser miel sobre hojuelas.

Un día tuvimos una conversación

La charla no acabó nada bien. Ella me pidió que le diera las razones por las que no creía que su relación actual fuera a durar y a hacerla más feliz que nunca. Obviamente mis respuestas no fueron para nada lo que ella esperaba.

  • En primer lugar, no creo que una mujer deba basar su felicidad en otra persona. Al final, si pones todos tus huevos en una canasta y la canasta se va, pierdes todo.
  • Andar con alguien que se comprometió ante otra persona formalmente a pasar el resto de sus días era una locura para mí. Te está demostrando que no tiene el valor ni de quebrar un compromiso que ya no quiere, ni de soltar a la persona que “ama” para ser feliz y te está arrastrando con él en su ola de indecisión. Buscando en ti la libertad y felicidad que no tiene porque no quiere. Para mí, hacer eso es puro egoísmo.
  • Estar con un hombre que no tiene la capacidad de soltar es peligroso. La razón es que te habla de una persona inestable emocionalmente y con una gran capacidad de mentir para cumplir cualquier objetivo. No es que sea una mala persona, pero no es un hombre que esté emocionalmente disponible ni para tener una relación seria pues está dejando una ,ni tampoco para valorar lo que le estás dando.
  • Ninguna persona que te ame va a permitir que seas el plato de segunda mesa. Estar con un hombre de medio tiempo no te deja ver quien es en realidad. Él te va a dar siempre lo mejor de sí mismo para asegurar que te quedes en donde estás.

El quiebre fatal

La teoría se comprobó: el hombre era un desastre emocional que mes con mes fue quebrándose más y más. De repente, el cuento de amor que solo duró dos meses se convirtió en una historia de terror. A lo lejos yo solo vi dos personas emocionalmente perturbadas que peleaban porque descubrieron que lo que sentían no era un amor duradero. No puedo decir que no fue amor. Al final, el amor tiene muchas caras y en ocasiones tenemos relaciones fugaces que nos ayudan a tomar buenas o malas decisiones. Lo que sí puedo asegurar es que ninguna persona merece estar detrás del telón.

Mi amiga tardó mucho tiempo en recuperarse y fue hasta ese momento en que supo que necesitaba terapia psicológica. Esa no era la primera relación destructiva que había tenido y no ha sido nada fácil. Sin embargo, un extraño día me dijo que yo había dado en el clavo cuando le dije que el más grave de sus problemas no era ese hombre, sino ella misma que se creía merecedora de un amor como ese: a medias. Buscar el amor en alguien que no tiene amor propio es una locura, ten cuidado.

Este video te puede gustar