¿Buena o mala idea que el bebé duerma en la misma cama que sus padres?

Recuerdo que cuando nació mi bebé, todo mundo sentía que podía opinar sobre cómo debía criarlo. Había quienes me decían que era buena opción que mi bebé y nosotros durmiéramos en la misma cama. Por el contrario, había otros que decían que eso era lo peor, pues solo mal acostumbraríamos a nuestro crío. Bueno, pues por fin te comparto la respuesta que despejará todas tus dudas.

Investigación

Attachment Parenting International realizó una investigación para descubrir qué tanto tiene de cierto el hecho de que sea malo que los bebés duerman en la misma cama que sus padres. Se investigó a bebés que dormían en colecho y con otros que no lo hacían. El siguiente. Resulta que hay muchos beneficios a largo plazo. Los niños de 0 a 5 años que duermen en la misma cama que sus padres tienen autoestima más alta y menores niveles de ansiedad. Para los recién nacidos hasta tres años es importante, ya que facilita la lactancia y el contacto piel con piel; y mejora el sueño. Además, fortalece el vínculo madre e hijo de una manera impresionante.

La importancia de dormir en la misma cama

Por el contrario, la investigación también descubrió otra cosa. Los niños que no han dormido con sus padres tienen más dificultades para controlarse a sí mismos, hacen más berrinche y son más miedosos. Eso se debe a que se sienten desprotegidos. Sí, hay quienes dicen que eso forja su carácter, pero más bien, tambalea su autoestima que apenas está en proceso de crecimiento. Si los niños tienen pesadillas, es fácil que mamá o papá le den un reconfortante abrazo que de otra manera no sería posible. Además, conforme crecen, ellos solos buscarán su propio espacio, así que no es malo compartir cama con ellos.

¿Aún piensas que es malo?

Este video te puede gustar