Desastres que debes evitar el día de tu boda

Las bodas son todo un acontecimiento inclusive antes de llevarse a cabo. Durante meses e inclusive años, las parejas planean cada mínimo detalle tanto de la ceremonia como de la cena y la fiesta. Esto lo hacen para tener una celebración digna y agradable. Sin embargo, siempre pueden ocurrir algunos desastres o accidentes. No obstante, no debes preocuparte, sólo toma en cuenta algunos incidentes que podrían ocurrir y busca la forma de prevenirlos.

Los músicos podrían no llegar

Ya pasó la ceremonia y todo parecía marchar viento en popa, pero ahora que todos tus invitados han llegado al lugar de la cena no hay música. Primero piensas que se trata de algún retraso, pero los minutos pasan, los músicos no te contestan y la gente comienza a aburrirse. Debes aceptarlo, ese bello cuarteto no va a llegar. Para solucionarlo rápidamente puedes pedirle al encargado del salón que ponga algunas piezas. Sin embargo, siempre es bueno que tengas un grupo de respaldo o contrates a dos grupos en horarios distintos. De esa forma sólo estarán sin música por un rato.

 El peor de los desastres: algo le pasa al vestido de la novia

 Sin duda, escoger el vestido fue una de las mayores odiseas que tuviste que pasar a lo largo de este proceso. Sin embargo, encontraste aquel que va perfecto con tu figura, estilo y gusto. Por ello lo cuidas como tu posesión más preciada. No obstante en ese preciso día decides ayudar con los últimos preparativos sin importarte que ya estabas arreglada y… ups, se descosió el vestido. No te alarmes siempre puedes cubrirlo con un listón del mismo color. Sin embargo, para que no te pase debes cargar seguros, hilo y aguja.

 Tus tacones se rompieron

De entre todos los desastres posibles tus tacones decidieron abandonarte a medio camino. Tal vez corriste demasiado o se atoraron en alguna superficie, el chiste es que ahora te has quedado sin tus zapatos. La opción más viable, pero menos chic, es utilizar el par de zapatos que pensabas utilizar por la noche cuando te cansaras. Sin embargo, puedes pedirle a un familiar que vaya por un par a alguna tienda cercana. Para evitar este imprevisto, lleva contigo otro par de tacones que combinen con tu vestido.

Este video te puede gustar