Basta de normalizar que las abuelitas tengan que cuidar a sus nietos

Me queda claro que las abuelitas son parte fundamental en el desarrollo y crecimiento de los niños. Sin duda es necesario que compartan tiempo y momentos, pues eso se quedará con ellos (tanto abuelitos como nietos) para toda la vida. El problema es cuando, como hijos, queremos que nuestros padres se hagan cargo de nuestros hijos todo el tiempo. En mi opinión, los abuelitos no deberían cuidar a sus nietos jamás.

No seas abusiva

Es un hecho que en la actualidad no podemos confiarle a cualquier persona a nuestros hijos. Hay tanta gente enferma, que nos da miedo poner en peligro a nuestro más preciado tesoro. Y sí, terminamos recurriendo a nuestros padres o sus otros abuelos, para que los cuiden mientras nosotros trabajamos o salimos a divertirnos. El problema es que no lo hacemos una vez, queremos que ellos los cuiden siempre. Lo peor es que en muchas ocasiones ni siquiera les preguntamos si pueden o quieren cuidar de los niños. Nosotros asumimos que por el simple hecho de ser sus nietos, deben hacerlo. ¡Eso está mal!

No tenemos por qué dar por hecho las cosas

Como hijos, nos sentimos con el derecho de poder decidir lo que nuestros padres deben hacer con nuestros hijos. ¡NO! Eso está mal. El hecho de que sean sus abuelos no significa que siempre quieran cuidar de ellos sólo porque son familia. Piensa que sin importar si tus padres son mayores o no, tienen una vida propia. Si les dejas al cuidado de tus hijos, ellos dejarán de hacer sus cosas por ayudarte a ti, pero ¿alguna vez les preguntas si están de acuerdo o si quieren hacerlo? Te apuesto a que sólo llegas y dejas ahí a tus hijos sin siquiera haberlo consultado con tus padres.

Ellos ya hicieron su trabajo

Los padres, por no buscar problemas o porque sus nietos piensen que no los quieren, terminan cediendo. Sin embargo eso es injusto porque ellos ya hicieron su trabajo con sus respectivos hijos. Ya no tendrían por qué hacer más con niños que no son suyos. Además, ponte a pensar que muchas veces no te gusta cómo les hablan o los regañan, pero tú no tienes los pantalones para ponerles límites y simplemente buscas dejarlos con otros para poder seguir con tu vida.

Este video te puede gustar