Ayuda a tu hijo adolescente a no tener excesos

Cuando se tiene un hijo adolescente debemos poner atención a sus actividades fuera de casa. Sabemos que es una edad difícil que los hace influenciables. Entonces pueden caer en los excesos y llegar a un vicio que no queremos.

Prevén los excesos en tu hijo adolescente

cerveza adolescente

Mientras más temprano prueben sustancias tóxicas como el alcohol, las drogas, el tabaco, más probable es que caigan en la adicción. Por eso es necesario tomar medidas para retrasar este proceso en que ellos quieren probarlo todo. Así podremos evitar que caigan en un exceso, pues es casi seguro que algo probarán. Es decir, en algún momento tomarán una cerveza y quizás prueben el tabaco. Cuando lo hagan, serán más responsables y cuidadosos con su consumo.

Nuevos intereses

Desde la pubertad, los jóvenes comienzan a interesarse por nuevas cosas. Es decir, ya se aburren con lo que les divertía en su infancia. Se despierta su curiosidad por el sexo y las diversiones de “adulto”. Está creciendo pero se impacienta por ser mayor y comerse el mundo de una mordida. Esta característica los acerca más fácilmente al consumo de sustancias nocivas. Por otra parte, su preocupación por pertenecer a un grupo es una presión social constante que los condiciona a ser de una u otra forma. Por eso, con tal de ser parte, pueden ser mal influenciados.

No miden riesgos

A esa edad solo se piensa en el presente y en el placer. Sentirse bien es a lo que más se aspira en la adolescencia. Así que los riesgos y consecuencias no son algo que ellos tomen en cuenta. Entonces solamente actúan por el placer de un instante, pudiendo llegar a extremos sin siquiera darse cuenta.

Drogas legales

Durante la adolescencia se tiene acceso fácil a las drogas legales, como el tabaco y el alcohol. Éstas son relativamente fáciles de adquirir. El problema aquí no solo es el consumo, sino que en muchos lugares donde venden a menores de edad, los productos suelen estar adulterados y es realmente peligroso. Una bebida adulterada puede hacerte perder la conciencia solo de un trago y tu adolescente puede estar corriendo un gran peligro. Después de haber probado el alcohol y el tabaco, probablemente les sea más sencillo probar otras drogas ilegales. Además no se conforman con lo que les hace sentir una droga, por eso empiezan a querer más y más.

Reforzar puntos importantes para evitar esta situación

Es difícil cuando nuestro hijo adolescente es rebelde o sentimos que se inclina por ese tipo de conducta que lo pudiera orillar a un vicio. Por eso, si es necesario, pide ayuda de un experto para que el vínculo de comunicación entre ustedes se fortalezca. Los especialistas aconsejan reforzar ciertos puntos para retrasar al máximo el inicio del consumo. No podemos saber qué hacen nuestros jóvenes fuera de casa, pero dentro de ella nosotros tenemos más control.

Comunicación

  • Lo más importante es que siempre mantengan un canal de comunicación abierto. Si ustedes siempre lo han procurado, en la adolescencia puede cambiar, así que tendrán que crear espacios para que no se pierda. Así, él se acercará a ti porque sabrá que cuenta contigo.
  • No lo obligues a hablar de algo, lo único que logras con esto es que se cierre a la comunicación. Esto es algo natural en la adolescencia, ellos se vuelven algo herméticos, en algunos casos, en otros suelen hablar de más y eso es de gran ayuda aunque a veces no los soportes (jajaja).

No lo reprimas

  • Expresen emociones y sentimientos y no hagan expresiones que puedan reprimirlo. Suele pasar que en un entorno familiar, cuando platicamos de cosas más profundas y personales, nos burlamos o pensamos que el adolescente exagera. Así que evitemos esto.
  • Reconoce sus logros y esfuerzos, hazle saber que lo notas. Esto le dará mucha autoconfianza, la cual juega un papel importantísimo en esta etapa. A esa edad también empiezan a apropiarse de su cuerpo y gustos de vestir y peinar; ¡déjalo ser! Dile lo que piensas si de plano algo crees que no le va, pero siempre respetando sus gustos. Así le ayudarás a reforzar su autoestima y además en algún momento dejará pasar su moda.

Límites

  • Los límites en casa también son importantes. Dile claramente las horas de llegada a casa, las consecuencias de ciertos actos. Háblale del consumo de alcohol, etcétera. Todo esto sin ser autoritaria, pues eso llega a ser contraproducente. Cuando los papás no toleran ni 10 minutos de llegada tarde, por ejemplo, provocas alejamiento y que él empiece a mentirte de todo aunque no haga nada malo.
  • Di lo que opinas sobre las drogas y el abuso en el consumo al alcohol y el tabaco. Esto ayudará a que él tenga un criterio basado en los valores de su familia y no de los chicos que puedan rodearlo.

Pongamos mucha atención en cada detalle, pues es una etapa difícil para ellos, más que para nosotras.

Este video te puede gustar