Aventarte un gas frente a tu pareja es… incómodo

Aventarte un gas frente a tu pareja puede ser una gran mortificación. Extrañamente eso fue lo que me abrió paso al compromiso. Después de que me eche un gas sin querer frente a mi novio de años, él finalmente decidió avanzar con nuestro compromiso.

El anillo vino después del gas

El día que sucedió después de apuntarnos para dormir. Yo estaba completamente mortificada. Después de dos años haciendo malabares para que él no escuchara nada de lo que yo hacía en el baño, la tonta cena me dejo en evidencia. La cara de alivio de mi novio en cambio me dejo desconcertada. El comenzó a reírse y yo solo podría cubrir mi cara con la sábana. No es broma estuve a punto de llorar. Echarte un gas frente a tu pareja es algo que nadie quiere hacer.

Cómo saber que esta pensando en comprometerse

Mi intestino ayudo a que mi novio ahora sea mi prometido

Resulta ser que este tema tabú entre hombres y mujeres, le dio a mi pareja la clave para dejar de lado sus dudas sobre nuestra relación.

Las mujeres insisten en que “no es propio de una dama” y que, por lo tanto, no sucede. Los chicos terminan creyendo esta mentira, entierran la cabeza en la arena y luego ridiculizan a sus novias cuando la naturaleza suena. Todos lo hacemos aunque negamos a admitirlo. Ese ruido le dio un extraño poder en el curso de la relación. El tenía las típicas dudas de toda persona sobre relacionarse en algo más serio.

¿Les agrado a sus amigos y familiares? ¿De verdad le gustan mis amigos?
¿Y si el sexo se vuelve aburrido?
¿Cuántas almohadas más piensa comprar para nuestra cama? Después de que yo rompiera el hielo de la habitación de la froma en que lo hice. Nos reímos al respecto y se dio cuenta de lo cómoda que yo me sentía realmente con él. Además de la forma tan sencilla de la que huimos de ese pequeño drama, con algo de humor y unos cuantos mimos. ¿Eso es lo que importa no? No estoy hablando de ser perfecta, conocer exactamente qué limites poner, si no de poder congeniar incluso en los momentos más incómodos.

Cómo resolver las pequeñas peleas en pareja sin morir en el intento

Todas tenemos la sensación de que debemos ser perfectas dentro de nuestras relaciones

En cambio ellos no hacen nada con tal de fingir que se echaron un pedo o que tenían problemas estomacales en el baño. Ya sé que son conversaciones y situaciones que nadie quiere tener. Creo que lo que verdaderamente importa es lo cómoda que te puedas sentir con la otra persona. La forma en la que pueden reírse de cualquier cosa. El no darle gran importancia a las cosas sin importancia.

Estoy muy segura de que sus dudas no desaparecieron porque yo me tirara un gas, pero dejo al descubierto. Que ambos nos sentimos profundamente cómodos con el otro y eso nos hace una pareja ganadora. Al menos una capaz de lidiar con los problemas del día a día sin tanto drama. Al poco tiempo recibí un anillo y el me contó cómo el gas fue en parte el responsable de que yo tuviera el anillo en el dedo. Ahh mi anillo se llama pum… ja ja ja

Este video te puede gustar