Así fue como mi marido vivió mi embarazo

El embarazo es una experiencia que te cambia la vida y mi marido lo hizo memorable gracias a su amor y apoyo. Cuando supimos que estaba embarazada, mi esposo estaba tan emocionado que no podía contenerse. Quería contarle a todo el mundo, pero lo hice esperar hasta que cumplí cinco meses.

¡Estamos embarazados!

Se lo contamos a nuestros padres cuando tenía tres meses, pero esperamos dos meses más para anunciarlo hasta que me creciera la panza. Mi esposo fue maravilloso durante todo el embarazo. Confieso que usé la línea “voy a tener a tu hijo” muchas veces. Lo ponía a que me diera masajes en los pies y masajes en la espalda. Mamás, este es el momento en el que más nos tienen que consentir.

Lo más bonito

Comprar ropa para bebé, juguetes, carriola, cuna, etc. era lo más divertido de nuestros fines de semana. Estábamos entusiasmados por la siguiente etapa en nuestras vidas, y nos emocionaba imaginar como seria nuestro hijo. Nos aseguramos de tener muchas date nights y nos íbamos al teatro a ver las obras de Broadway, al cine y a restaurantes de lujo. Lo mejor de nuestras date nights era simplemente disfrutar estar en casa viendo la televisión.

La mejor manera de mostrar su apoyo fue acompañarme

Fue conmigo a todas mis citas médicas. Los análisis de sangre me daban miedo y mi esposo siempre estuvo a mi lado para tomar mi mano. Y cuando tuvimos los ultrasonidos, fueron momentos mágicos. Era tan emocionante ver a nuestro bebé y surrealista pensar que gracias a nuestro amor hablamos creado a un ser. Y cuando me sentía nerviosa él me consolaba.

Las clases de parto

Convencí a mi esposo para que tomáramos una clase de parto y fue informativo y divertido.Aprendimos sobre las posiciones de parto que ayudan con las contracciones y técnicas de respiración. Aprendimos sobre el trabajo en equipo y qué esperar durante el parto. Nos preparó para lo que sería el momento más importante de nuestras vidas.

Las sesiones de fotos

Uno de los momentos más memorables de mi embarazo fue cuando mi esposo me sorprendió con dos sesiones de fotos de maternidad. Un día me desperté y había un artista en mi casa que había venido para hacer una sesión de fotos de pintura corporal. Ella pintó un bebé luchador en mi vientre y nos tomó fotos. Una semana después, me llevó a un estudio para una sesión de maternidad. Era la primera vez que hacía algo así. Me sentí bella y mi esposo me ayudó a sentirme cómoda con mis poses. Cada vez que veo esas fotos, recuerdo ese momento especial y agradezco a mi esposo por haberme dado esos maravillosos recuerdos.

El amor incondicional

Durante el embarazo, mi marido y yo pasamos por una ola de emociones y los cambios en nuestro cuerpo afectan nuestros cambios de humor. A veces nos sentimos solas y molestas de que nuestra pareja no entiende lo difícil que puede ser el embarazo. Sentimos que no es sensible a nuestros sentimientos o que a él ni siquiera le importa. Un simple masaje de pies no es solo un signo de afecto, es un signo de gratitud. Queremos sentirnos seguras y que estará a nuestro lado durante todo el proceso; amándonos y tomándonos de la mano mientras le damos la bienvenida a nuestro bebé al mundo.

Sígueme en Ig Y Fb @LupitaMXLife

Este video te puede gustar