Aprender a honrar lo que no pasó, te traerá paz

Corrígeme si me equivoco, pero es probable que muchas de nosotras tengamos un pasado que llevaba hacia un futuro que el día de hoy no tenemos. Nos desviamos en el camino, el futuro cambio de curso y hoy lo único que podemos hacer es aprender a honrar lo que no pasó.

Hoy tendría una hija

Lo sé, íbamos camino hacia un buen embarazo, pero no llego. En cambio el tiempo nos pasó encima y tomamos nuevos caminos. El día de hoy solo me queda honrar a mi pasado, por la hija que no nació, por el cuarto que probablemente hoy estaría lleno de dibujos. Por un matrimonio de esos que duran toda una vida. Por el hombre que me amo con el alma para dejarme ir a buscar nuevas aventuras.

Pintarle las uñas a tu hija ¿es seguro?

Hoy honro la casa que nunca tendré

Esa casa amarilla con la enredadera naranja que había soñado desde niña. Las tardes en las que me pondría a cocinar para mi marido y sus amigos. Por las navidades ayudando a mi suegra a hacer las grandes comidas a las que estaba acostumbrada. Las tardes acurrucada en los brazos de mi marido y el olor a esa loción que siempre me ha encantado. Hoy ya no me pregunto que habría pasado y me da paz hacer esta reflexión.

Conocer o no la vida amorosa de tu exnovio

No me arrepiento del camino que tomamos

Viví en Italia un tiempo yo sola, alejada de mi grupo social, de mis padres y fue una etapa muy buena para mi. Logre subir en mi puesto de trabajo, compre mi primer coche y hasta una casa para mis padres. El día de hoy no tengo hijos, tengo una empresa y muchas amigas. Sé que él esta felizmente casado y tiene 3 hijos, los cuales no cambiaría por nada.

Honrar el destino nos llevo a ambos en la dirección correcta

c

Tuve un gran amor, el día de hoy me tengo a mi misma. Un montón de historias de pequeños amores, grandes amigas, hermosos viajes. Soy la mejor versión de mi misma y cada día procuro mejorar un poquito más. El día de hoy sé que llegue a ser la mujer que yo soñaba ser. Esa que puede ir por el mundo contando un montón de buenas historias. La que nunca se rindió, la que quizás un día tenga hijos y termine como una anciana agradecida por la vida.

Gracias a dios por todo lo que hoy tengo, por quienes se han cruzado en mi camino. Por las pistas que me dio durante mi trayecto. Gracias por siempre estar pendiente de mi y de los que yo amo.

El yoga ha mejorado significativamente mi vida

Este video te puede gustar