Aprende a identificar los berrinches de tu hijo, no siempre significan lo mismo

Los berrinches son comunes entre los niños, pero es importante aprender a reconocerlos. Parece mentira, pero no sólo hay un tipo de berrinche. Son varios y es necesario que conozcas su origen para que puedas hacer algo al respecto. Al hacerlo podrás ayudar a su hijo a calmarse a enseñarle que es preciso que sepa manifestar su inconformidad de otra manera.

Aprende a distinguir los berrinches

Muchas madres y padres pasan ratos desagradables cuando sus hijos comienzan a hacer berrinche. Cuando aprendes a distinguirlos, todo será más sencillo de resolver, te lo aseguro.

Berrinche manipulativo

Se detona cuando el pequeño pretende imponer su voluntad y planea algo negativo para lograr sus objetivos. Es un berrinche consciente, planeado y controlado, además no tiene mucha intensidad. El objetivo del niño es salirse con la suya por medio del enojo. Para poder terminar con este berrinche es importante hacer lo siguiente.

  • No debes ceder, pero es importante que reconozcas el error ante esa situación.
  • Debes mostrar una actitud más autoritaria y firme para controlar a tu hijo.
  • Debes alejarte o retirarte de la presencia de tu hijo. Los niños son fanáticos de tener espectadores ante sus berrinches.

Berrinche temperamental

Se relaciona con algo que altera el temperamento del niño, haciendo que pierda el control. Es inconsciente, por lo que no se planea y vence al niño. Se da de manera espontánea y es intenso. El motivo es confuso, aunque es clara la consecuencia del temperamento. Produce tristeza y lástima. Si quieres terminar con los berrinches temperamentales debes hacer esto.

  • Actúa pronto y corrige la situación que alteró su comportamiento.
  • Muéstrate amable y tolerante. Los gritos o golpes no son la solución.
  • Si tu hijo permite que te acerques a él, abrázalo y ponte a su altura.

 Sin importar el tipo de berrinche que sea, lo importante es que desconectes al niño de esa conducta. De manera sorpresiva cambia los planes o enfoca al niño en algo que lo haga olvidarse del berrinche. Si lo sacas de manera repentina de ese estado, evitarás que se acelere y así podrá hacer alguna otra actividad.

Este video te puede gustar