Ansiedad social: cómo saber que te afecta

Es normal sentir nervios ante ciertas situaciones. Esto sucede principalmente cuando tienes poca confianza o te encuentras ante algo donde no sabes qué pasará. Sin embargo, cuando la ansiedad se vuelve algo incontrolable, podemos hablar de algo más serio. A eso se le conoce como ansiedad social.

Fobia o ansiedad social

El ritmo cardíaco acelerado y las palmas sudorosas parecen cosas que sólo suceden cuando tienes una cita a ciegas o estás frente al amor de tu vida. No todo es así, pues quienes padecen fobia social tienen miedo irremediable ante situaciones que pueden ser evaluadas por terceros. Incluso pueden experimentar esa sensación por creer que no son lo suficientemente buenos para algo. Hay que recordar que nuestra mente puede imaginar lo peor ante cualquier situación. Los síntomas de la ansiedad social pueden confundirse con otros trastornos.

Signos físicos y emocionales

Si hablamos de los signos físicos, hay temblor y transpiración. Los latidos del corazón se aceleran, además de experimentar mareo y náuseas. Puedes creer que tu mente se queda en blanco. Enfocándonos en lo emocional, puedes tener miedo de hablar con extraños o evitar situaciones en las que crees que serás juzgada. Evitas sentirte humillada y prefieres no ser el centro de atención.

Causas

Son varios los factores que intervienen para que alguien sienta fobia social. El desequilibrio de serotonina o una experiencia negativa pueden ser los causantes. Si no quieres que la fobia social te afecte, hay varias cosas que puedes hacer al respecto. Identifica qué lugares o situaciones te ponen así y descubre por qué sólo en esos momentos te sientes así.  Si crees que tú sola no puedes con esto, pide ayuda de tu familia, amigos o a un profesional. Ir a terapia te ayudará a saber el origen de tu problema y aprenderás a lidiar con él.

Este video te puede gustar