Ana Karen Ramírez: ayuda a las niñas a “ser lo que quieran ser”

Como mamás, queremos darles lo mejor a nuestros hijos. Tratamos de orientarlos para que tomen decisiones que los beneficien y los hagan felices. Sin embargo, a veces no sabemos cómo hacerlo y menos cuando se trata de la carrera que van a estudiar. Y si las niñas se interesan por la ciencia, las matemáticas, la ingeniería o la tecnología, nos sentimos perdidas. Aquí es cuando Ana Karen Ramírez, una joven emprendedora geek, podría ayudarlas a ser lo que quieran ser. 

Para lograrlo, Ana Karen fundó Epic Queen, una organización desarrolla programas educativos en torno a la robótica, código y programación web, por ejemplo, para estimular el interés de las pequeñas en las disciplinas STEM. “Estoy convencida de que si ellas estudian lo que les interesa, si son lo que quieren ser, podrán convertirse en la mejor versión de sí mismas”, asegura.

Jugando, 20000 niñas han descubierto sus habilidades y talentos 

Decidida a acercar a las pequeñas estudiantes de entre 6 y 15 años a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, Ana Karen organiza fiestas, talleres, encuentros y clases extracurriculares. Sus programas ofrecen a las chicas las herramientas necesarias que les permitan desarrollar sus propios procedimientos para resolver problemas de manera muy divertida. Recientemente, en colaboración con Mattel y Barbie, organizó el programa “Tú puedes ser lo que quieras ser”, que resultó un gran éxito: 1000 niñas asistieron.

“Parece que están jugando, entonces se despierta su interés y aprenden haciendo. Esta etapa es decisiva porque comienzan a  pensar qué van a estudiar, y muchas chicas renuncian a lo que quieren porque les dicen que la carrera que les interesa es para hombres”, refiere Ana Karen, que cuenta con el respaldo de pedagogas expertas para la elaboración de los programas. En estos, han participado 20000 niñas desde que empezó en 2015. Su meta es alcanzar a las 100,000 para el año 2030.

De pequeña quería salir en la tele o en el cine…

Quizá tú en algún momento quisiste saber cómo funciona el motor de la licuadora, tu auto o alguna aplicación de tu smartphone… Y quizá ahora tu hija se pregunta algo parecido. En el caso de Ana Karen, de pequeña quería ser como Britney Spears y salir en la tele o en el cine. Decidió estudiar arte y animación digital porque pensó que esa carrera la encaminaría a la pantalla.

Lo que descubrió fue un universo tecnológico del que no tenía plena idea, pero que llamó tanto su atención, que la enganchó de inmediato. Le interesó tanto, que cuando se reunía con sus amigas, en lugar de hablar de chicos, ella hablaba sobre el último juego o aplicación o programa que había descubierto. “Ay qué raro, no eso no, no me gusta”, le respondían.

… Pero se convirtió en chica nerd

Ana Karen no se desalentó, al contrario, su interés creció y pronto comenzó a asistir a jacatones y a conferencias de tecnología. Era la única chica en un mundo de puros hombres, pero no se dejó intimidar y se volvió chica nerd. “Ahora ya hay más mujeres, pero cuando yo iba era la única. Yo me preguntaba por qué no había más chicas, si era tan padre”, recuerda.

Al egresar de la carrera, comenzó a trabajar en una empresa que maquilaba de software. Encontró que todos los equipos estaban formados por hombres y se preguntó: ¿qué está pasando? Supo entonces que tenía que hacer algo para que las chicas se acercaran a la tecnología, si así lo deseaban, abrazaran su vocación y se convirtieran en lo que ellas quisieran realmente.

“Mi pasión es ayudar a las niñas en convertirse en lo que siempre han querido”

Seguro en algún momento cuando eras niña quisiste ser astronauta o construir puentes o resolver problemas. Sin embargo, al concluir la primaria abandonaste tu sueño porque te dijeron que “la ciencia era terreno de hombres”. No tiene que sucederle lo mismo a tu hija.

Ana Karen se volvió emprendedora para concretar su sueño de ayudar a otras niñas y mujeres a alcanzar el suyo. “Mi pasión es ayudar a las niñas y a las mujeres a convertirse en lo que sueñan, en lo que siempre han querido. Sin importar que sea una carrera o trabajo de ‘hombres’. Si esto no funcionara y tuviera que buscar otro trabajo, seguiría haciéndolo los fines de semana aunque no me pagaran”.

Una Latina Chingona comprometida con las niñas

Tan firme es su compromiso que ha seguido trabajando pese a quedarse sin oficina, pues el edificio se derrumbó durante el sismo del 2017. Si acaso ha crecido. Ahora ha generado alianzas con empresas como Google, Amazon, Uber, y WeWork que le facilitan espacios para que las niñas tomen cursos de verano en sus instalaciones. “Nos encanta colaborar con estos aliados porque las niñas pueden imaginarse cómo sería trabajar en una empresa así y eso puede inspirarlas mucho”.

Más allá de emprendedora, empresaria o geek, Ana Karen se reconoce como una “maker”. Una hacedora o creativa de curiosidad infinita y en perpetua busca de novedades en el campo de la robótica y de la tecnología. De hecho, en su canal de YouTube publica videos de robots y robótica en los que explica su funcionamiento de manera muy divertida y accesible.

Mira el video de esta joven latina chingona que nos inspira con su compromiso para mostrar a las chicas el camino al empoderamiento, a descubrir sus talentos, desarrollar sus habilidades y ser lo que quieran ser.

Este video te puede gustar