Esto es lo que aprendemos de las decepciones amorosas

Que te rompan el corazón es algo que viviremos varias veces en la vida. Una decepción amorosa puede dejarnos cosas buenas y malas. Al final, son experiencias que nos hacen reflexionar y de las cuáles aprendemos, a la mala, pero aprendemos. Gracias a las decepciones amorosas ya sé qué quiero y qué no en mi próxima relación. Y no solo eso, estas me han dejado otros aprendizajes. Sigue leyendo para que te cuente qué me han dejado estas experiencias, tal vez tú también has pasado por lo mismo.

Aprendes a quererte tal y como eres

Cuando somos adolescentes cualquier comentario negativo nos derrumba. Y si esos comentarios vienen de tu pareja o del chico que te gusta sientes que el mundo se te viene encima. En algún momento de mi adolescencia tuve un crush con un chico del que estuve enamorada por varios años. Yo siempre traté de darle señales de que me gustaba, pero él no sentía ninguna atracción hacia mí. Un día, de pronto él se acercó a mí y de mala manera me dijo que yo no le gustaba. Me dio a entender que yo era fea y que por eso no se fijaba en mí. Me dolió mucho que mi crush me hubiera dicho algo tan horrible. Durante mucho tiempo me costó trabajo subir mi autoestima, pero al pasar los años me di cuenta de que tenía que aceptarme como era. Al final, me di cuenta de que el físico no es tan importante y que siempre habrá alguien que te querrá tal y como eres.

Sabes qué es lo que quieres en tu próxima relación

Como mencioné antes, las decepciones amorosas hacen que aprendas qué es lo que quieres en una futura relación. Al terminar un noviazgo analizas lo que viviste con esa persona, tanto lo bueno como lo malo. Y es ahí cuando ves las cualidades que no te gustaban tanto de tu pareja. O las actitudes que no tolerabas de él. Por ejemplo, en un noviazgo que tuve me di cuenta de que mi novio era un mujeriego; coqueteaba con todas las mujeres. Sin embargo, yo nunca quise verlo hasta que terminamos la relación. Y, como era obvio, al final terminó engañándome. Por lo que ahora, trato de buscar hombres que no tengan esa característica.

Ya no pierdes la dignidad tan fácilmente

Conforme vas creciendo te das cuenta de todos los errores que has cometido en el amor. Y uno de ellos puede incluir perder la dignidad por una persona a la que amas. Estoy de acuerdo que en el amor se vale hacer de casi todo, pero perder la dignidad es algo que no puedes permitir. Hace un tiempo, tuve un novio al que amé mucho, pero por una u otra razón la relación terminó. Durante varios meses estuve insistiendo y hablando con él para que regresáramos. Y sí, me duele aceptarlo, pero me humillé un poco y perdí la dignidad. Insistí mucho y le lloré hasta más no poder, pero al final estaba cometiendo un error. Aprendí que no es bueno nunca humillarse ni arrastrarse hasta perder tu dignidad por alguien a quien ya no le importas. No ganas nada y solo pierdes tu autoestima.

Tomas las situaciones con calma

En el amor hay que dejar que las cosas sigan su curso. Nunca hay que acelerar las cuestiones del corazón. Iniciar una relación puede tomar tiempo, es preciso conocer a la persona y aprender de ella. Por desgracia, esto lo aprendí a la mala. Conocí a un chico con el que hice clic muy rápido y a las dos semanas de habernos conocido ya éramos novios. Sin embargo, no sabía muchas cosas de él, incluso me ocultaba cosas. Al final descubrí que no estaba siendo sincero conmigo y solo duramos un mes como novios. Como dicen, lo que rápido empieza rápido acaba. Aprendí que en el amor hay que dejar que las cosas fluyan y que no hay necesidad de acelerarlo. Lo ideal es conocer bien a la persona para no llevarse sorpresas.

 

Este video te puede gustar