Citas perfectas contigo misma

Planear una cita perfecta contigo misma puede ser emocionante y no necesitas estar soltera para disfrutar de tu compañía. De hecho, activar el amor propio es el ingrediente principal para cualquier relación exitosa: con tu pareja, tu familia o tus amigos. Tener una autoestima elevada nos permite estar blindadas ante cualquier situación que cause dolor. Y no es que seamos egoístas o de corazón duro, simplemente que amarnos nos hace inmunes a la dependencia emocional y al rechazo. Por eso es importante que, al menos, una vez por semana te des el tiempo para tener una cita contigo. Estas son algunas ideas para tener una cita perfecta contigo misma y enamorarte de ti.

Una tarde de libros

Antes de empezar a planear tus citas contigo, primero elige un día a la semana para dedicarlo solo a ti. Es importante que bajo ninguna circunstancia hagas planes en esa fecha ni modifiques tus actividades para evitar estar contigo. No hay nada más agradable que disfrutar de tu compañía y de una tarde en compañía de nuestro libro favorito. Aquél que tienes ganas de leer desde hace mucho o dejaste porque tenías que cambiarle los pañales a tu bebé. Ahora es el momento para retomarlo y sumergirte en la lectura con la compañía de una taza de té o de chocolate caliente.

Películas y tu bebida favorita

Si te gusta el cine y las series, este es el mejor momento para sentarte en el sillón, preparar un tazón de palomitas o servirte una copa de vino y dejarte atrapar por tu película favorita. Puedes hacerlo en la comodidad de tu casa o ir a un cine. Te aseguro que nadie te mirará feo por ir sola al cine. Anímate y disfruta de esa película de la que todos hablan.

Tratamientos y masajes

No hay nada mejor que un buen masaje y un facial para consentirnos. Esta puede ser la cita perfecta, pues podrás relajarte por completo mientras te aplican tu tratamiento favorito. Prueba un envolvente de cuerpo con ingredientes naturales o un masaje de piedras calientes. Ambos son ideales para recuperar la vitalidad y la energía y además te verás muy bien al finalizar tu terapia.

Cuando llegue el día de tu cita, arréglate, ponte ese vestido que tanto te gusta, maquíllate y mírate al espejo. Incluso si los planes para  tu cita contigo son salir a correr o tomar una clase de yoga, ponte linda y disfrútate.

Este video te puede gustar