El amor no debe convertirte en la propiedad de nadie

El amor es un sentimiento maravilloso que te hace ver la vida de otra manera. Lo mejor es cuando compartes ese sentir con la persona que deseas. Es una experiencia muy linda, pues ambos están en la misma sintonía. Justo por eso, debes estar consciente de que el amor no debe convertirte en la propiedad de nadie jamás.

Un sentimiento difícil de comprender

El significado del amor cambia desde la perspectiva de cada una de nosotras. Si hemos tenido relaciones tormentosas, puede significar algo doloroso. Eso puede hacernos creer que el amor no vale la pena. Incluso hay momentos en los que optamos por no sentirlo por temor a volver a salir lastimadas. A pesar de ello, el amor es algo mágico, bonito, que saca lo mejor de nosotras. Es un sentimiento que no se controla tan fácilmente y cuando has caído, cambia el control en tu corazón, tu mente y todo tu ser.

No eres propiedad de nadie

Una vez que hemos caído en los brazos de Cupido, adoptamos a esa persona amada como propiedad nuestra. Deseamos que esa persona se quede a nuestro lado siempre, sin que se fije en nadie más. El amor nos ciega, tanto así que saca nuestro lado más egoísta y posesivo. Sin embargo, debemos tener claro algo: amar no significa poseer, significa entregar todo por el ser amado sin esperar nada a cambio. Necesitamos estar conscientes de que esa persona tiene una vida, decisiones propias y nosotros no podemos interferir en ellas. Estar al lado de alguien, en una relación, significa compartir, más no ser propiedad de nadie.

Cuando se quiere no se obliga

Para que el amor pueda prosperar, la libertad debe ser parte de la relación. El hecho de que esa persona esté con nosotras no significa que debamos apoderarnos de ella en todos los aspectos. Si es la persona indicada para corresponder a nuestro amor, se quedará sin necesidad de que se lo pidamos. Sentirá placer y gusto por compartir la vida con nosotras en cada momento.

Este video te puede gustar