Algunas razones por las que no puedes terminar

Existen muchas razones por las que miles de mujeres no pueden experimentar un orgasmo. Algunas de ellas son psicológicas, otras sentimentales o relacionadas con su destreza sexual o la de su pareja. Sin importar su naturaleza, necesitas conocerlas. Solo de esa forma podrás combatirlas y experimentar un encuentro de la forma más placentera posible.

Tienes que enseñarle qué hacer

Es cierto que lo mejor de tener intimidad con tu pareja es explorar y experimentar con ella. No obstante, a veces es muy aburrido. La verdad es que si él está muy perdido es molesto darle sugerencias de qué hacer y qué no. Por eso te irritas y lo único en lo que piensas es en que termine de una vez.

Tu mente está en otro lado

Necesitamos enfocarnos en el momento si queremos que el encuentro funcione. De lo contrario, no podrás disfrutar con tu pareja y viceversa. Recuerda que es un momento muy íntimo en el que percibes todo. En consecuencia, percibir la apatía o la indiferencia solo hace que quieras terminar y no de la mejor manera.Por eso, ambos deben estar en sintonía, no es tan difícil, solo déjense llevar.

Una de las razones es el sedentarismo

Algunos estudios han demostrado que permanecer todo el día sentada adormece los músculos pélvicos. En consecuencia, al momento de la estimulación y la penetración no reaccionan de la forma que deberían. En consecuencia, resulta más difícil tener un orgasmo ya sea vaginal o mediante el clítoris. Por eso, es recomendable que realices ejercicio diariamente. Inclusive puedes realizar ejercicios de Kegel con bolas chinas. Verás que tu tonicidad aumentará por lo que tus movimientos serán más audaces y les encantarán tanto a tu pareja como a ti.

Hacer ruiditos es necesario

La verdad es que muchas mujeres no son fanáticas de hacer ruidos durante el sexo. No obstante, te ayudan a llegar al orgasmo aunque no lo creas. Recuerda que los sonidos producen vibraciones en todo tu cuerpo. En consecuencia, estimulan tus terminales nerviosas y el clímax llega por sí solo.

¿Hay algo que te impida llegar al clímax?

Este video te puede gustar