Algunas mamás experimentan un orgasmo al nacer su bebé

A la mayoría de las personas nos hacen creer que dar a luz es uno de los procesos más dolorosos por los que pasa un mujer. Incluso hay estudios que tratan de medir el dolor comparando la sensación de un parto con otras situaciones. ¿Y si te dijera que hay formas de minimizar el dolor y hasta sentir un orgasmo al nacer tu bebé? ¡Es completamente posible! Y cada vez son más las mujeres que buscan esta alternativa.

Los daños de un parto común

No estamos en contra de los hospitales, pero tenemos que reconocer que el sistema de salud necesita actualizarse en todo el mundo. Estamos tan apegados a la noción anticuada de parto que perdemos un montón de posibilidades para facilitarlo. Uno de los errores más comunes es no crear un espacio seguro y tranquilo para ti. Suena medio cursi, pero la realidad es que tus hormonas van a mil por hora y si no te sientes segura vas a liberar mucha adrenalina y esto retrasa tus contracciones.

También tienen la mala costumbre de cortar el cordón umbilical de inmediato y separar al bebé de la mamá al instante. Seguro has escuchado que eso produce una sensación de abandono en tu bebé. Puede sonar como mentira pero múltiples estudios demuestran que  a nivel químico en su cerebro esto es real. Además, tu lactancia tiene un fundamento químico que se dispara al sostener a tu bebé. O sea que también puedes sufrir más al amamantarlo.

Los beneficios del parto ininterrumpido

El parto ininterrumpido parte de la premisa de seguir el ciclo hormonal natural en tu cuerpo al dar a luz. Esta armonía llega a tal grado que puedes experimentar un orgasmo al nacer tu bebé. Lo principal es cuidar el estado de la madre y tratar de mantenerte libre de dolor, anestesia, estrés y ansiedad. Hay un estudio que analiza qué necesita tu cuerpo en cada etapa del parto para lograr lo que llama nacimiento en éxtasis. Es decir una experiencia tan fuerte que te sientas fuera de tu cuerpo. Muy parecido a un orgasmo, ¿no? Además, tiene mucho sentido tener un orgasmo al nacer tu bebé pues está estimulando tu cérvix, vagina, clítoris y contracciones uterinas.

Cómo incorporar esta técnica a tu parto

Quizás no te animes completamente a un parto en casa con una doula. Sin embargo, puedes incorporar algunas claves en tu parto de hospital. Por ejemplo

  • Solicitar al ginecólogo que te permita sostener a tu bebé durante cinco minutos antes de cortar el cordón. Este contacto deberá ser piel con piel para que funcione.
  • Tratar de evitar anestesias pues respetar tu ciclo hormonal creará su propia anestesia.
  • Evitar inducir el parto químicamente o con aparatos, cuando sea posible.
  • Escoger un cuarto cálido y obscuro.
  • Probar posturas y respiraciones al pujar.
  • Evitar inyecciones de oxitocina sintética.
  • Sólo estar con personas que te inspiren confianza durante el parto. Evitar observadores no deseados.

Si aún no te convences, lo mejor que puedes hacer es leer todo lo que puedas en torno al tema y decidir.

Este video te puede gustar