¿Deberías adoptar o tener un bebé propio?

Por más controversial que sea el tema, en el mundo existen muchos niños que necesitan una familia.
Por supuesto, muchas mujeres sueñan con embarazarse y tener un hijo propio, pero hay veces que lamentablemente no todo sale de acuerdo al plan o es más difícil de lo que parecía. Es este el punto en que las parejas discuten algunas otras posibilidades. Hoy en día existen muchas alternativas para poder ser padres, una de ellas es la adopción.

Las dudas acechan a cualquiera en esta decisión. ¿Se puede querer a un hijo adoptado igual que a un hijo propio? ¿Qué dificultades existen a la hora de adoptar? ¿Y si el niño tiene alguna enfermedad? Estas son algunas de las dudas más comunes pero, ¿te digo algo? La adopción es una de las cosas más nobles que una pareja puede hacer en este mundo. Muchos de estos niños buscan un hogar y las enfermedades junto con la incertidumbre del futuro es algo de lo que no podemos escapar, ya sea nuestro hijo biológico o no.

Adoptar es un privilegio y no un derecho, para poder adoptar a un niño el proceso es largo y en algunos lugares puede ser de lo más tedioso. El sistema legal de cada país tiene diferentes políticas que aplica para reconocer a las parejas que se  encuentran en una posición aceptable para adoptar. No es un proceso fácil pero la satisfacción de “salvar” a un pequeño siempre lo vale. Digamos que el proceso para adoptar se podría parecer a un embarazo pero mucho más tedioso y difícil, gracias a la interminable cantidad de trámites burocráticos.

shutterstock_280524665

¿ Qué ventajas y desventajas tiene adoptar a un niño?

Ventajas:

  • En un acto de amor en pareja. El darle el amor, hogar y una buena educación a un pequeño que ha quedado en un orfanato puede ser uno de los actos más nobles que existe en este mundo.
  • Evitas la depresión en la pareja. Cuando la pareja lleva varios intentos de concebir, la depresión suele estar presente. Sin embargo, el que por fin puedan tener un hijo propio ayuda a conservar el lazo de pareja.
  • Muchos dicen que que un hijo adoptado es más deseado que uno biológico, las parejas siembran muchas ilusiones.
  • El que no lleven lazos de sangre no impedirá que ames a este niño como si fuera biológicamnte  tuyo.

shutterstock_298888625

Desventajas:

  • Se verá diferente a ti y al resto de tu familia, sobre todo si es un niño de otro país. Sin embargo, tu pequeño se parecerá en la educación, los gustos y el tipo de convivencia que hay dentro de la familia. Esto no afectará el amor que le vas a tener.
  • Los interminables trámites burocráticos. Piensa que es un intento del gobierno para proteger a tu pequeño.
  • El tiempo de espera para que puedan adoptar como pareja.
  • El miedo a que tu chiquito tenga alguna enfermedad. Puede ser que necesites saber algo de su historial familiar y no puedas resolverlo tan fácil. Sin embargo, las enfermedad le pueden tocar a cualquier ser humano, no la esperamos y muchas veces llegan de repente. Pero el mismo riesgo corre tu hijo biológico, eso no cambia que un niño merezca una familia.
  • El terror que su adopción genere una discusión aparentemente imposible de resolver. Las discusiones son inevitables, ¿qué adolescente no ha peleado con sus padres? Mientras tengas la disposición de ser un gran padre, seguro vas a buscar por cielo mar y tierra la mejor forma de resolver los problemas que surjan.
  • Además, viene el miedo de contarle a tu hijo que es adoptado. Es algo que aterra a muchas mujeres ya que en realidad es muy difícil, pero hablando siempre con la verdad y haciéndole ver a el pequeño que las adopciones son más normales de lo que se piensa tendrás buenos resultados. Además hay muchos grupos de apoyos que explican técnicas para tratar el tema adecuándose a la edad de tu bebé.

 


Este video te puede gustar