Actitudes “románticas” que en realidad no tienen nada de romántico

Muchas veces, en las películas o en la literatura nos muestran personajes masculinos que parecen ser los más lindos y perfectos. Casi siempre, ellos tienen actitudes “románticas” que los hacen ser el centro de atención para la protagonista. Sí, suena muy lindo, pero en verdad no lo es.

Hombres manipuladores

Es importante reconocer estas actitudes, pues aunque tú podrías pensar que ese chico de verdad te quiere, tal vez sólo se trate de un controlador. Así que identifica estas señales y no permitas que quien dice quererte te trate de esa manera.

Cuando te cela

Podrías pensar que si ese chico te cela, es porque realmente te quiere y le importas. La realidad es que es un hombre egoísta, que te quiere solo para él. Ten cuidado, pues algunos chicos llegan a hacer locuras con tal de que seas “suya”.

Está pendiente de tu economía

Otra de las actitudes “románticas” que debes tener en alerta es cuando él quiere hacerse cargo de tus finanzas. Podrá decirte que sabe manejar el dinero y que quiere ayudarte a que lo uses de manera inteligente. La verdad es que al tener control sobre tu economía, tú quedas a expensas de lo que él decida. Nadie sabe mejor que tú lo que necesitas.

Solo habla de él y de sus planes

Podrá parecerte grandioso que él te cuente sus planes, pero lo malo sucede cuando solo habla de su futuro sin considerarte. Si de verdad quisiera tenerte cerca de él, también pensaría en planes donde estés incluida.

Nada de prendas sexys

Si él te dice que no quiere que lleves esa blusa escotada o ese vestido tan ajustado, su argumento es que quiere cuidarte y no quiere que te pase nada malo. Puede parecer una de las actitudes “románticas”, pero en realidad está buscando tener control sobre ti.

“¿Por qué ves más a tu amigas?”

Al igual que los celos, si él se queja porque pasas más tiempo con tus amigas que con él, deberías salir ya de esa relación. No es nada bueno, tú tienes derecho a salir y a pasar tiempo con quien se te antoje.

¿Dónde estás?

Querer saber en dónde estás no lo hace atento contigo, sino un completo controlador. Tú decides a quién avisarle dónde andas por seguridad.

No respeta tu cuerpo

No necesariamente tienen que ser golpes para saber que alguien no respeta tu cuerpo. Si tu pareja siente que tiene derechos sobre tu cuerpo, ya es malo. Peor aún si él te nalguea o te hace tocamientos que no tendría que hacer, al menos en público.

Este video te puede gustar