¿Aceptarías una relación de novios eternos?

El amor es un sentimiento muy bonito. Las parejas comienzan una relación porque están enamoradas. Hay veces en las que pueden pensar en algo más a futuro o simplemente dejarse llevar poco a poco por lo que viven. En ocasiones, un miembro de la pareja está listo para un compromiso formal y quiere dar el siguiente paso. No obstante, puede ser que el otro no sienta igual y se resista. Tú, ¿qué harías? ¿Aceptarías que fueran novios eternos solamente?

Decisiones bastante complejas

Hace años, se acostumbraba que para que una pareja pudiera estar junta, tenían que casarse. Era mal visto que las parejas estuvieran juntas sin un papel que los señalara como marido y mujer. Lo que es un hecho hasta el día de hoy, es que ninguna persona está preparada para la convivencia con otro. Todos estamos acostumbrados a vivir de cierta manera, con nuestras costumbres individuales. Al momento de salir con alguien, comprendes que todo eso deja de ser igual en algunos aspectos. Habrá cosas en las que tengas que ceder o tu pareja, para poder mantener la paz en la relación.

Convivencia en pareja

Convivir con tu pareja puede ser complicado porque, como dije antes, ya no son sólo tus creencias o las de otro. La situación cambia. Ambas mentes se relacionan y habrá veces en las que tengan acuerdos y otras no. A la larga eso podría ser tedioso o contraproducente para la relación. Hay personas que aseguran que vivir con la pareja es lo peor que puede pasar, pues la convivencia mata al amor. Prefieren no hacerlo para “resguardar” al amor. Saben que deben tener concesiones y negociaciones para que la balanza esté en orden.

Nueva modalidad: novios eternos

Las parejas de hoy en día deciden ser novios eternos para evitar discusiones por todo y dañar la relación. Esta nueva modalidad significa que cada uno viva en su casa. De este modo evitan asumir las obligaciones y responsabilidades de una casa compartida. Pueden dormir en casa del otro cuando los dos tengan ganas y salir juntos de vacaciones, pero nada más. Podría decirse que esta nueva tendencia es más acorde a los tiempos actuales. Muchas personas se entregan por completo a sus trabajos y deciden no formar una familia como tal para no atar sus tiempos a otras cosas o situaciones. Esta modalidad es preferida por las personas que ya han pasado por otra relación que terminó mal. Prefieren elegir una relación que no se exponga al desastre o la rutina.

Individualidad ante todo

Este nuevo modelo de pareja también es adoptado por parejas estables que no quieren perder su sentido de individualidad. Eso no quiere decir que le quiten compromiso o lealtad a la relación. Sólo se trata de tener intimidad y espacio para ellos como individuos. Además, aseguran que con esto, sus encuentros son más románticos e intensos. Creen que es una ventaja que vivan separados, así en las peleas pueden separarse y reflexionar tranquilamente. Lo malo es que en el territorio compartido pueden haber roces por defender la parte individual.

Este video te puede gustar