Acéptalo, aunque no estés enamorada de ninguno, te gusta que los hombres anden tras de ti

Hace poco veía una serie en donde la protagonista está en un momento de su vida en el que (según ella) no está interesada en ningún hombre. Supuestamente ha decidido dejarlos de lado porque quiere enfocarse en su carrera y en otras cosas y sabe que los hombres serían un gran distractor. Sin embargo, conforme avanza la temporada, a pesar de que ella asegura eso, hay 3 pretendientes que no dejan de rondarla aún a sabiendas de lo que ella busca. Lo curioso es que en más de una ocasión su madre le dice que se deshaga de ellos si le resultan un distractor. Bien pudo hacerlo ella y enfocase en lo suyo, pero… ¿realmente lo hizo? ¡Por supuesto que no! Aunque sabía que no era el momento idóneo para relacionarse con alguien, ella tampoco los quiso alejar de ella. Eso mismo que pasa en las películas o las series, pasa en la vida real. ¿Por qué no alejarte de los hombres que están tras de ti? Cuando se supone que tú no quieres nada.

El ego es enorme

Es claro que a cualquier ser humano le gusta que lo adulen, que le aplaudan, que lo admiren. Cuando alguien admira y sigue cada uno de nuestros movimientos, en vez de parecer enfermo, nos parece un halago. Nos gusta sentirnos importantes y reconocidos por otros. Nos gusta que les guste quiénes somos y lo que hacemos. Incluso cuando no estamos dispuestos a hacer lo mismo, nos gusta que los demás se fijen en nosotros.

Hombres tras de ti

Cuando tienes a varios pretendientes tras de ti, puedes conseguir tanta cosa como desees, porque ellos accederán con tal de acercarse a ti. Créeme, muchas chicas abusan de eso y piden diferente cosas, desde lo más sencillo hasta lo más costoso. Obviamente, los únicos que pueden poner un alto a esa situación, son los hombres que están siendo utilizados. Algunos se darán cuenta de eso, pero no les importa, con tal de obtener algo a cambio. Hay otros, que se cansan de que una no ceda y terminan por desistir.

Sé humilde y honesta

Lo mejor que puedes hacer es ser humilde y no querer obtener cosas a costa de los sentimientos de alguien. Tampoco es bueno que no seas honesta con alguien que está tratando de darte lo mejor de él. Si no estás interesada en alguien, debes decírselo para que esa persona decida si quiere seguir haciendo su luchita o no.

Este video te puede gustar