Acciones que tienen las mujeres que se hacen las víctimas y como darles la vuelta

Durante mucho tiempo yo fuí una de las mujeres que se hacen las víctimas. No estoy muy orgullosa de los berrinches que le armé a mi madre, a mis ex novios e incluso a algunas amigas. Pero gracias al universo los aprendizajes siempre te ayudan a mejorar. Estas son 7 acciones recurrentes que yo tenía cuando me hacía la víctima y la forma en la que les di la vuelta.

1.- Es que nadie me ayuda

Aprendido, de mi madre y quizás de mi abuela. Es una de las frases más populares en los hogares donde la mujer se decía a hacer el aseo, la comida y la administración del hogar; y que yo también aplique alguna vez. Quejarse esta bien, lo que no esta bien es quejarse y no dejar que te ayuden. Cuantas veces pude haberle dicho a mi hermano.. hoy te tocan los platos y yo limpio la mesa. Pero en cambio solo me quejaba haciendo las cosas de muy mala gana. La cantaleta de que nadie me ayudaba, la olvide cuando comencé a delegar responsabilidades sin impacientarme por que no las hacían como yo. Suena super fácil, pero la verdad es que aún el día de hoy me da un poco de ansiedad cuando veo la forma en la que mi marido lava los platos. Es cuestión de no ser controladora y para quitarte ese chip de encima, vas a tener que tener paciencia.

Eres una mujer controladora ¡Descubrelo!

2.- Todos lo hacen mal

Hablando de dejar de controlar. Hay muchas veces que tus compañeros de trabajo te intentan ayudar y claro, no va a ser en la misma forma en la que tu llevas las cosas. El resultado es básicamente el mismo, aunque hecho de una forma diferente. Se nos olvida que no todos tienen nuestro cerebro, afortunadamente. Además de que delegar siempre es buena idea para incrementar el rendimiento. Aunque no sea de la forma en la que TU DICTADORA lo estas haciendo. No todos lo hacen de la misma forma pero eso no significa que esté mal hecho. Quizas si te das a la tarea de no ser tan perfeccionista, te des cuenta que el grano de arroz de tu amiga, compañera o mamá le da más vida a lo que ya hiciste.

3.- Estoy demasiado deprimida como para trabajar

Pues sí, en ocasiones cuando te sientes mal y piensas que todos se la traen contra ti, no quieres hacerte responsable de tus compromisos. Para mi ha sido una escalera de aprendizaje pasar de la depresión a una vida productiva. Dejar de echarle la culpa a mis miedos e inseguridades para auto frenar mi desarrollo ha sido revelador. Hacerse la víctima por pasar una depresión en la escuela y el trabajo al final no me dejaron sino mala fama.

Cómo saber si estas deprimida

4.- Esperar siempre que los demás te ayuden

Es un comportamiento de víctima, esperar a que los demás se ofrezcan a hacer cosas que no quieres hacer o no tienes la inspiración para desarrollar. En alguna ocasión tuve una compañera de universidad que manipulaba a todos con su rol de víctima para que le ayudarán con la tarea, los proyectos, etc… Su plan de hacerse la víctima llegó al extremo de cortarse “accidentalmente la mano” y no poder hacer los ensayos finales del semestre. El cuento acabó cuando nadie le hizo el favor de hacerle los ensayos y reprobó prácticamente todas las materias. Para mi lo que ella hizo me dio un gran aprendizaje. Creo que la ayuda es buena, pero hay que saber a quien dársela. Sobretodo porque haciéndose la víctima no le ayudas, solo la perjudicas más.

5.- Me cortó y ninguna de mis amigas me está apoyando

Hay situaciones de duelo por la que todos pasamos alguna vez. En el peor de los casos es una perdida familiar, en algunas ocasiones la pareja amorosa que se va o hasta una mascota. Si bien hay personas cercanas que evidentemente te van a consolar porque te quieren. No hay que olvidar que la que tiene el deber de salir adelante eres tú. No puedes esperar a que las demás personas de arreglen el corazón roto. El apoyo se agradece, pero más que otra cosa tu tienes que buscar tu poder personal para poder salir adelante. Esto no significa que la vida es cruel y nadie te quiere. Es solo un reflejo del amor propio que tienes. Porque cuando está fuerte tu amor propio, no existe duelo que dure por siempre.

Las mujeres y personas en general que se hacen las víctimas a menudo no lo hacen con plena consciencia. Es solo una forma más de ver que su amor propio anda tambaleando. Si te topas con una persona que se hace la víctima solo se prudente. Échate para atrás y evita ser la persona que le consuela por todo.

Este video te puede gustar