9 cosas a las que una mujer madura renuncia para crecer

Al pasar los años todos maduramos gracias a las experiencias vividas. Una mujer madura renuncia a más de una cosa en este proceso. ¿Tú ya lo has hecho? Cuando lo hagas verás que tu vida se enriquece porque te sientes más segura de ti misma. Además, das el debido valor a las personas y a las cosas y te quedas con lo que verdad vale la pena, t¡y te deshaces de lo que no te deja algo valioso.

1. El resentimiento

reaction i hate you

Todas hemos tenido algún ex, amigo, novio, amiga, lo que sea, que te lastimó demasiado. Quizás pasaste una época sumamente mala después de que se acabó esa relación. Sin embargo, el día de hoy te parece que aprendiste lo que necesitabas de ese trance. Dejas ir el resentimiento y estás feliz de haber tenido esa experiencia, pues sabes que te llevó a ser quien eres el día de hoy.

2. “Los hombres son todos iguales”

feminist

Una mujer madura renuncia a este pensamiento. Probablemente te hayas topado con varios patanes en tu camino, quizá incluso aún no conozcas al hombre ideal. Aun así sabes que mantener este pensamiento no te va a llevar más que a la desilusión, lo que piensas atraes: simple ley de la atracción.

3. El control sobre los hijos

mom

Cuando eran pequeños tuviste la oportunidad de darles la educación que quisiste, los protegiste de todo. Incluso ya adultos, estarías dispuesta a lanzarte de un risco con tal de protegerlos. Finalmente, y por muy raro que parezca, conociste otra parte de la maternidad, esa en la que amarlos de verdad significa dejarlos equivocarse y vivir su vida de adultos.

4. Renuncias a las inseguridades

self esteem

En este punto te conoces perfectamente bien. Tus sentimientos, valores, ambiciones e historia. Te enorgulleces de ser quien eres, pues una mujer madura renuncia a las inseguridades en su vida y se conoce a sí misma. El amor incondicional hacia tu persona te ha convertido en una persona más feliz.

5. Emociones a flor de piel

The Comeback HBO tv hbo yoga thanks

Una vez que maduras, las emociones ya no son lo que solían ser. Esa mujer visceral que reflejaba todas sus frustraciones al instante ha desaparecido. Con los años aprendiste a controlar tus emociones; es decir, la inteligencia emocional. Esta es necesaria para avanzar en cualquier aspecto en la vida.

6. Las relaciones sin importancia

love girl kiss amor i love you

En este momento de tu existencia, las relaciones informales o de una noche han quedado en segundo plano. Finalmente, ¿qué sería de una mujer madura si en este punto no sabe cómo establecer buenas relaciones formales? El amor no es lo que pensábamos cuando éramos jóvenes. El príncipe azul no existe, pero lo que sí existe es el amor incondicional. Una mujer madura renuncia a los amores de una noche porque sabe que merece más que eso: un hombre que se quede todas las noches.

7. Reaccionar ante las criticas

GIPHY Originals reaction lol smile cats

Vamos a ser sinceras: existen muchas personas malintencionadas en este mundo, y si alguna vez conversas con una te aseguro que recibirás una crítica nada constructiva. Así es la vida… Lamentablemente, hay personas muy negativas y tú como mujer madura sabes que no vale la pena hacerles caso ni enojarte. Al final tú solo la escuchas unos cuantos minutos; ella debe vivir consigo misma todos los días. Dale la vuelta: pierde más el que se enoja, que el que habla.

8. Estar enojada con la vida

HULU tv fox no angry

Esa etapa de odiar a todo y a todos a tu alrededor y pensar que todos la traen contra ti ya ha pasado. Un mujer madura ama la vida, la disfruta y le saca el mayor provecho. Sabemos que no siempre es miel sobre hojuelas, pero no hay que caer en la desesperación. Siempre habrá formas de remediar cualquier situación.

9. Ser indecisa

angry writing issa rae rap battle issa

Esta es tu vida, así que las decisiones que tomes son realmente importantes. Al madurar experimentamos las consecuencias que puede haber al no tomar buenas decisiones. Desde las cosas más pequeñas, como elegir a donde ir con el novio, hasta aceptar un puesto con más responsabilidades. No es nada fácil tomarlas, pero es necesario.

Ahora que has leído esto, ¿te consideras una mujer madura? Si no es el caso, ¿qué cambiarías?

 

Este video te puede gustar