8 cosas que solo entendemos los “poco cariñosos”

Los “poco cariñosos” sí tenemos sentimientos, a diferencia de lo que muchos creen. Lo que pasa es que demostramos nuestro sentir de una manera completamente diferente. Quienes nos conocen lo saben, pero la mayoría de las personas que apenas tienen trato con nosotros suelen decir que somos peor que congeladores. ¡Qué va!

Quiénes somos los “poco cariñosos”

Recuerdo que desde muy pequeña descubrí que soy una persona que no demuestra mucho lo que siente. Eso no significa que no sienta, sino que la manera en que lo hago es muy diferente a lo que los demás acostumbran. No soy tan efusiva ante una buena noticia, pero eso no quiere decir que no me importe. Tampoco me la paso abrazando o dando muestra de amor, pues eso me parece empalagoso.

1. Abrazos o besos, ¡no por favor!

La realidad es que los “poco cariñosos” reservamos nuestros abrazos y besos solo para casos muy especiales. Eso de llegar a un evento público y saludar a cada persona de manera individual no está hecho para nosotros. Acá entre no, eso de no ser tan efusiva me ha traído varios problemas a lo largo de mi vida, pues ha habido personas que creen que porque no me la paso abrazando o besando, no tengo un sentimiento como tal. Lo bueno es que también he conocido gente que no es tan fan de las muestras de amor. Con ellos puedo mostrar mis sentimientos a mi modo y lo entienden.

2. Contacto físico a la fuerza

Hablando del contacto físico con los demás, debo reconocer que solo recurro a él cuando es muy necesario. En caso de que vea que no es imprescindible lo evito. Hay quienes piensan que cuando lo hago es muy fingido. La realidad no es que no sienta, sino que más bien no sé cómo reaccionar ante ello.

3. Los ultra melosos dan roña

Hasta el día de hoy me pregunto cómo es que he podido sobrevivir a las relaciones amorosas… Ahora que lo pienso, creo que ya sé por qué no logro durar mucho tiempo con una pareja. Mientras él no derrame miel en extremo, puedo sobrevivir. Si las cosas cambian y siento que la miel llega a mi cuello, mejor huyo de ahí. No me queda duda de que tanta muestra de amor no fue hecha para convivir conmigo.

4. ¿Cómo consuelo a alguien?

Una de las situaciones en las que siento pánico es cuando una de mis amigas extra sensibles sufre alguna ruptura amorosa. No saber cómo reaccionar ante esa situación me pone en aprietos, pues ignoro qué decir o cómo hacerlo. Sé que un abrazo no es suficiente, pero ¡¿qué más puedo hacer?!

5. ¡Felicidades!

Mis amigos saben que con un simple “felicidades” en su cumpleaños es más que suficiente. No esperan a que mande un mensaje de 10 páginas. Esa pequeña frase es lo necesario para que demuestre todo el afecto y cariño que tengo por ellos.

6. S.O.S., ¿cómo reacciono a las muestras de afecto?

Las personas que ya me conocen saben que no necesitan darme un abrazo o beso para que sepa lo que sienten por mí. De hecho, me deja más confundida que lo hagan. Sin embargo, cuando apenas conozco a alguien y se abalanza hacia mí con un abrazo, creo que está en un pequeño problema.

7. Happy alone

Debo reconocer que todo está mejor cuando estoy sola. Conozco a muchos que odian la soledad, y aunque estén con alguien que no toleran, prefieren eso a estar solos. Yo no, amo estar sola y disfruto el tiempo que tengo conmigo. Una buena peli o un buen libro pueden ser mis perfectos aliados.

8. Cuando demuestro mis sentimientos es porque vale realmente la pena

Las raras ocasiones en que doy una muestra de amor es porque realmente lo vale. Sucede como con los arcoíris, se ven pocas veces, pero dejan una grata experiencia.

¿Tú te consideras del club de los “poco cariñosos”?

Este video te puede gustar