7 tips para controlar tu enojo durante una pelea con tu novio

¿Eres la más enojona de la relación? Te entiendo, a mí también me pasó. Durante una pelea con tu novio, siempre existe la competencia en vez de una solución, ¡no lo niegues! Sin embargo, este enojo no te sirve de mucho, pues las consecuencias son: no hablar con él durante unos días, terminar la relación y después volver, o mucho drama. Por ello, te quiero compartir algunos tips para controlar tu enojo en todas las peleas.

Respira profundo

Sí, lo sé. Respirar es el típico consejo que aplica para todo, como por ejemplo, cuando te da un ataque de nervios, ansiedad, enojo, tristeza, etcétera. Pero también créeme cuando te digo que de verdad funciona. Respirar profundo al menos unas tres o cinco veces te ayudará bastante. En serio, inhala todo el aire que puedas y exhala mientras cierras los ojos. No trates de pensar en la discusión, mejor concéntrate en una solución o en lo bien que te quieres sentir.

Conecta tu lengua con tu cerebro

¡Nunca lo hacemos! Es por ello que deberíamos comenzar con un pequeño cambio, ¿no crees? Si quieres controlar la situación durante una pelea con tu novio o cualquier persona, lo ideal es pensar lo que vas a decir. Muchas veces ocurre que después nos arrepentimos de lo que dijimos, y aunque nos pueden perdonar, no siempre es así. ¿Realmente lo dices en serio o porque quieres ganar la batalla? Recuerda, no es sano echarse la culpa el uno al otro, pues se supone que una pareja es un equipo. Hay desacuerdos, pero por ello debes aprender a solucionarlo juntos y no individualmente. Cuando estás enojada es muy sencillo restregarle varias cosas a tu novio, pero piénsalo bien, ¿vale?

Piensa en las futuras consecuencias

Este punto tiene mucho que ver con el anterior. Nunca estamos conscientes de las consecuencias o de lo que resultaría ser el peor escenario. Date un golpe de realidad, por favor, y piensa en qué podría pasar si pelean, o si por el contrario, lo solucionan como adultos. Nunca es buena idea evadir una discusión, porque entonces el sentimiento se guardará convirtiéndose en rencor.

Pregúntate a ti misma si realmente vale la pena discutir

El enojo te impide pensar así de simple, y si lo quieres controlar entonces tienes que desconectarte un poco de él. ¿Cuántas veces te has arrepentido por una discusión? Bien sabes que el “hubiera” no existe, así que trata de ser razonable. Hay situaciones que a nosotras nos enojan demasiado y a ellos parece no importarles, por eso es importante la comunicación clara. No quiero decir que los hombres sean tontos, pero a veces tienes que decirles detalle por detalle lo que no te gusta para que no la vuelvan a “regar”.

No saques los trapos sucios

Todos tenemos trapos sucios que sacar, y tu pareja podría sacar los tuyos. Esto solo empeorará las cosas. Es normal que quieras mencionar algo con lo que te lastimó hace meses para ganar, pero no está bien. Él también lo hará si se le da la oportunidad, y si es así, ¡vete!

Aléjate un rato y no esperes a que te busque

Poner distancia es bueno porque necesitas pensar, aclarar tu mente y calmar tu enojo. De hecho, es una de las mejores cosas que puedes hacer. Lo que no está bien es que esperes a que él te busque, ¡no señorita! No se haga del rogar.

Di las cosas directamente, ¡sin pena ni miedo!

Te lo dejaré fácil: los hombres no entienden las indirectas. Ni tampoco entienden los “nada” cuando te preguntan qué pasa, si te preguntan es porque realmente quieren saber. Sin embargo, nos encanta que nos pregunten una y otra vez para ver hasta cuando lo harán. Las cosas como son mujer. Controla tu enojo diciendo lo que realmente piensas y tomando en cuenta los puntos anteriores. No te contentarás si esperas a que adivinen las respuestas, simplemente no las tienen.

Este video te puede gustar