7 realidades que toda recién graduada tiene que enfrentar

Llevas más de 10 años siendo estudiante, viviendo en casa de tus papás y pidiéndole a ellos la mesada. De repente ¡pum!, la realidad te golpea en la cara y ahora te toca ser una adulta joven. ¿En qué momento pasó? Ocurrió en los últimos meses con los exámenes finales y la fiesta de graduación. Para que te vayas preparando, te comparto estas siete realidades que toda recién graduada tiene que enfrentar.

1. Tu carrera no define quién eres

Este es un error que muchas personas cometen y por ello son infelices con su vida. Pensar que su carrera define quiénes son es lo peor del mundo. Por ejemplo, un contador. ¿Crees que se toma tan en serio su papel que todo en él se trata de números y matemáticas? ¡Claro que no! Obvio, tiene otros intereses como el futbol, el cine de arte u otras actividades, ¿me explico? Cuando estudias una carrera lo haces porque te gusta y quieres hacer algo relacionado con eso en tu futuro. Sin embargo, no debes cerrarte a que si eres diseñadora entonces todo lo que debes hacer en tu vida es diseñar. No somos nuestra carrera, tal vez algún día te animes a cantar u abras tu propia tienda.

2. Muchas empresas te pedirán años de experiencia

Créeme, lo viví y es de lo más tedioso del mundo. Cuando vas a buscar empleo, cumples con todos los requisitos a excepción de una cosa: ¡la experiencia! Dos años, a veces cinco o simplemente debes tener más de 24 años de edad. A mí me dijeron que de todos modos aplicara, pues cómo rayos vas a adquirir experiencia si no te dejan tenerla. Sí funciona y te lo recomiendo, pero algunas empresas son muy estrictas en ese punto.

3. Probablemente el primer empleo sea el que más odies

Por experiencia lo sé, y toda recién graduada lo va a tener que enfrentar. Al principio todo será nuevo y te sorprenderá, después poco a poco lo vas a odiar, pero así pasa. Es todo un ciclo cuando se trata de un trabajo y es completamente normal. Eso sí, mi consejo es que si no te gusta para nada, entonces no sigas. No solo se trata de ganar dinero, sino de que seas feliz con ese empleo o al menos te sientas a gusto.

4. Ten en mente que vas a seguir creciendo

No te quedes estancada en una sola cosa. Tal vez lo que viene no te va a gustar, pero seguirás creciendo, conociendo gente nueva y ganando experiencia. La zona de confort nunca es buena, aunque seas recién graduada. Una cosa es la rutina y otra es que lleves más de dos años en el mismo trabajo.

5. A veces tienes que ser una “nini” para entender el mundo laboral

Yo a mis 20 años vivía con mis papás y me apoyaban muchísimo. Cuando dejé mi primer empleo tuve claro que no quería volver a trabajar en algo que odiara, que no me latiera o que ni siquiera tuviera que ver con mis sueños. Ser “nini” (alguien que ni estudia ni trabaja) es bueno, en serio. Obvio, tampoco hasta que tengas 30 años. Debes encontrarte a ti misma y enfocarte en lo que quieres para poder lograrlo.

6. Sé amable con los demás

Nunca sabes con qué tipo de personas estás tratando en el campo laboral. ¿Te imaginas ser grosera frente a una persona importante y tú ni en cuenta? ¡No! La amabilidad habla muy bien de ti en cualquier lado, te lo juro.

7. Compite contigo misma

Otra realidad con la que te encontrarás como recién graduada es enfrentarte a ti misma. Habrá veces que te sentirás menos porque tus amigos o demás compañeros tienen algo mejor que tú. En serio, cada quien tiene su propio tiempo y el tuyo llegará cuando el destino lo diga. Olvida eso de compararte, porque solo te destruirá y estar deprimida no te servirá ni hoy ni mañana.

¡Te deseo mucho éxito!

Este video te puede gustar