7 pasos para lidiar con tu suegra si te vuelve completamente loca

Lidiar con una suegra que definitivamente no te quiere puede ser de las tareas más desgastantes para cualquier mujer. Créeme, yo lo viví por dos largos años. Aunque al final de mi relación logré llevarme excelente con mi suegra, el proceso para que ella me aceptara fue tortuoso. Si tu suegra te vuelve completamente loca, te daré un par de consejos que a mí me sirvieron en su momento. Así podrás lidiar con tu suegra sin caer en la tentación de mandar tu relación al diablo.

1.- Ten paciencia para lidiar con tu suegra y no caer en provocaciones

Creo que una de las peores cosas de una suegra que no te quiere es que busca provocar problemas. Las mujeres conocemos la fórmula perfecta para hacernos enojar entre nosotras. No es nada divertido caer en las provocaciones de las demás, menos si hablamos de la mamá de tu novio.  Te comparto la clave para aguantar a una suegra difícil. Son tips de parte de la chica que recibió comentarios como: “Yo que tú, me ponía algo de blush porque te ves como muerta, mijita” o “pareces la cumpleañera, porque a ti los años si te pasan por encima”: PACIENCIA... No hay más. Si amas a tu novio debes tenerla. Claro no por ello tienes que aguantar malos tratos ni groserías. Cuando las cosas se ponen difíciles, siempre hay formas inteligentes de salir victoriosa y con la frente en alto.

2.- Trata de ponerte en sus zapatos

Ok: la mamá de tu novio puede ser un monstruo contigo, pero es una mujer igual que tú. Ponerte en sus zapatos puede darte un poco de perspectiva. Piensa que para ella tu novio siempre va a ser su bebé, como en algún momento tu hijo será el tuyo. Es normal que las mujeres nos pongamos aprensivas con nuestros hijos, es un instinto natural. Por supuesto que no por ello tiene que tratarte mal; solo tenlo en mente. Recuerda que estás tratando con la mujer que dio a la luz a tu novio y que para ella eres la intrusa que entró a robar a su bebé.

3.- ¿Son dos contra uno o de qué lado está tu galán?

No es bueno poner a tu galán de la parte de ninguna de las dos. Al final se trata de su mamá. No obstante, es justo hablar con tu novio cuando las cosas ya se salieron de control. Finalmente eres su novia y si algo te incomoda él debería ayudarte a mediar la situación. La ayuda que te dé o no tu novio dependerá de su personalidad y de la forma en la que se lleve con su familia. Si no te toca un hijo de mami, como fue en mi caso, el encontrará la manera de controlar a su mamá.

Cuando hables con él intenta ser imparcial, háblalo sin usar frases como: “es que ella…”, “tu madre…”. Habla de una forma cariñosa expresándole el problema conforme a tu modo de ver las cosas. Puedes empezar con un: “Me siento triste porque…”, “me pone incómoda que…”. Quitar las frases agresivas para hablar con sinceridad siempre funciona mejor que apuntar con el dedo.

4.- Nunca de los nuncas te pongas en su contra

Lo peor que puedes hacer cuando tienes una suegra difícil es darle pie a sus provocaciones. No te voy a decir que es sencillo, pero si te sirve de consuelo, cada vez que ella te hace una grosería sin que le contestes, ella es la que se ve mal. Esa fue mi filosofía durante mis primeros años de noviazgo y al final puedo decirte que se va a cansar de ser la mala. Muchas veces solo hace falta que le des tiempo a la mamá de tu novio para que te conozca un poco mejor. En mi caso, después de dos años de una relación horrible con mi ex suegra las cosas fueron mejorando. Tanto, que ella se convirtió en una muy buena amiga.

5.- La violencia genera más violencia

Para esos momentos cuando la sangre te hierve y todo lo que puedes pensar es en gritarle algo, respira profundamente. Nunca por nada de mundo cedas ante las provocaciones. La señora podrá estar armando un “pancho” terrible, pero tú vas a ser la mujer que demuestre que tiene muy buenos valores y una gran educación con la cabeza en alto.

6.- Dale tiempo al tiempo

Como dije antes, el verdadero problema que tienen muchas suegras es que no conocen muy bien a la intrusa que se quiere “robar a su bebé” del nido. Ten paciencia y deja que la señora te vaya conociendo poco a poquito. Mientras tanto, lleva las cosas con una buena actitud y mucha calma. Verás como de un momento a otro comenzará a aceptarte.

7.- Sal de ahí con dignidad

Lidiar con tu suegra no tiene que ser una razón para salir arrancándote el cabello de cada fiesta familiar. Afortunadamente tu novio tiene más familiares y si te sirve de consuelo puedes intentar ganarte a su papá y él solito te ayudará con tu suegra. Crea buenos aliados. Las tías, el papá y los hermanos o hermanas de tu novio pueden ayudarte a mediar la situación.

Finalmente, antes de lidiar con tu suegra te sugiero que vayas mentalizada. En este mundo tenemos que aprender a lidiar con todo tipo de tiburones. El día de hoy es tu suegra y el día de mañana vas a tener la oportunidad de dejar de seguir con esta terrible tradición. Me refiero a que debes ser consciente de que dentro de unos años quizá seas tú la suegra de alguien. Así que por favor sé congruente y no hagas pasar a otra mujer lo que tú estás sufriendo el día de hoy.

Este video te puede gustar