7 Hábitos para dejar atrás a tu yo tóxica

Es común que en ocasiones terminemos siendo personas tóxicas no solo para los demás, sino para nosotras mismas. Vivir con esta toxicidad puede afectar muchas partes de tu vida. Es algo que he aprendido con los años, pues no importa cuanto estés cuidando tu cuerpo o cuánto tiempo pases posteando imágenes positivas. Si no haces algo para mantener tu salud mental es muy probable que acabes dentro de conductas autodestructivas.  Dile adios a tu yo tóxica.

1.-Deja de compararte con los demás

Es un hábito super tóxico. Sobretodo cuando estas viendo a las personas en redes sociales. Hay algo que debes entender. La mayor parte del tiempo presumes lo mejor que te pasa. Evidentemente no vas a presumir que te quedaste sin dinero, que te chocaron el coche etc…(claro existen sus excepciones) Cuando dejas de tomar esas imágenes como una realidad, tu vida se vuelve más amena. Vamos, no tienes porque compararte con nadie, trabaja en ti misma y recuerda que la única competencia que tienes es contigo misma.

2.- Cuida lo que sale de tu boca cuando te enojas

Una vez leí por ahí que las cosas que salen de tu boca cuando estas enojada, reflejan completamente lo que tienes dentro. Es verdad, el poder de que te hagan enojar solo lo das tú. No le des el poder a los demás de afectar tus emociones y mucho menos la forma en la que ves la vida. Cuida tus emociones, sobretodo las que traes por ahí escondidas. Si tienes algo que no has dejado ir y no puedes por ti misma soltarlo, ve a terapia. Todos deberíamos asistir por lo menos una vez en la vida a terapia.

3.-Se más gentil contigo misma

Especialmente cuando quieres lograr tus metas. Evita verte al espejo con desprecio, vamos es tu cuerpo el que te lleva y te trae a diario por todos lados. Se gentil con tus pequeños avances, premiate y consientete. Deja que este año la mejor versión de ti salga a flote. También a mi se me olvida agradecerle a mi cuerpo porque está sano. Dejemos de reprendernos por comer esa pizza, por haber pedido ese helado. Al final las curvas no definen a nadie y hay muchas formas de estar saludable y aún así tener gustos de vez en cuando. 

4.- Corta las relaciones que no te hacen bien

Podrá ser tu amiga de hace mil años, tu novio, incluso tu mamá. Pero sabes, tienes que empezar a valorar más tu salud mental. Cuando yo decidí cortar comunicación con la mitad de mi familia, estaba bien consciente de que no había marcha atrás. Me costó mucho trabajo aceptar que esas personas no volverían a estar cerca de mi. Sin embargo era tan tóxica la relación, que decidí escogerme. Quedarme en casa con esa toxicidad constante a la larga me iba a destruir de muchas formas.

5.-Se valiente

Hay cosas que no queremos soltar: un trabajo, una amiga, un familiar. Por pura comodidad, esperamos a que por arte de magia lo que no nos gusta mejore. Pero así sentada como estas hoy, vas a seguir esperando, porque a menudo lo único que mejora las cosas dentro de nuestra vida somos nosotras mismas. En ocasiones la vida te da empujones para avanzar hacia otros lugares, pero no todo el tiempo resulta tan sencillo. Se valiente, toma tus propias decisiones desde hoy.

6.-No vivas en el futuro

Vive aquí ahorita, este es el momento en el que puedes hacer cambios. Si continuas fantaseando con que un día va a llegar el príncipe, la casa, el viaje o el coche van a pasar años hasta que por fin lo logres. No vivas en el futuro, vive en el hoy. Hoy que puedes ahorrar para el viaje. Hoy que puedes trabajar un poquito más para el coche. Hoy que puedes empezar a conocer gente.

7.-Cuida a qué le prestas atención

Busca el equilibrio en tu vida, hay cosas a las que no vale la pena prestarles tanta atención. Por ejemplo el nuevo date que se comportó como un patán en la cita… tu tienes la batuta de tu vida, solo alejate de él. Préstale atención a las personas o cosas que te retribuyen cosas bonitas. Aprende a tomar decisiones por tu bien.

Comienza a vivir con diferentes decisiones desde hoy. Hay cosas tan simples que podemos hacer en el día a día para mejorar nuestra vida. Cómo por ejemplo, que tal si hoy en vez de pasar todo tu día preocupada por que te contesten los mensajes. Eres tu la que concentra su energía en hacer más cosas que te gusten.

Este video te puede gustar