7 hábitos para chicas desordenadas que sí funcionan

Recopilando los objetivos que me fijé a inicios de este año, me di cuenta de que uno en especial no iba muy bien que digamos. Tengo el mal del creativo y esto de ser la más organizada no es lo mío. Las agendas, recordatorios, horas y fechas no son un mal que acongojen mi mente como a la mayoría de las personas. Lamentablemente, ser de las chicas desordenadas siempre me trae muchos problemas.

Algunos son hacer las cosas rápidamente o en el último minuto, y alargar plazos que no deberían prolongarse. En fin, muchos son los problemas que sufren las chicas desordenadas. Así que me dispuse a encontrar una forma creativa de ponerle fin a este mal. Investigando un poco me topé con estos 7 hábitos que están funcionando poco a poco. Así que te invito a que dejes de sufrir conmigo.

1.- Haz la cama

Dicen que es la actividad más importante del día y de hecho creo que lo es. Levantarse con la pierna derecha es importante, y también establecer el orden en el cuarto más importante de la casa. Además de hacer la cama, a mí me ha funcionado de maravilla el pequeño consejo de una amiga super éxitosa: “Nunca te levantes a prender la computadora o directamente a trabajar”. Estírate, medita, dale 30 minutos a tu cerebro para disfrutar de los primeros minutos del día. Esto te ayudará a bajar los niveles de estrés y podrás tener un día mucho más tranquilo y ameno.

2.- Bujo, la mejor de las opciones

Las agendas normales nunca me ha funcionado. No obstante, encontré esta herramienta de chicas creativas que ha sido una aventura para mí. Se le llama bujo y es básicamente una libreta donde pongo mis anotaciones personales y añado dibujos, fechas importantes, pensamientos, ideas creativas. Plasmar fechas e ideas nunca ha sido mi hit, sin embargo ha resultado de lo más enriquecedor.

3.- Cuelga la ropa que te has quitado

No hay nada que arruine más mi día que llegar a mi cuarto y ver una montaña de ropa tirada en el piso o cubriendo mi buró. Evita a toda costa ser de las chicas que no cuelga su ropa y la deja tirada. Una forma muy sencilla de hacerte más disciplinada y de tener el cuarto más limpio es doblar lo que has usado y guardarlo de una vez. Con la vida tan ajetreada que tenemos hoy en día, se vuelve super difícil tener el tiempo para esto, pero es indispensable para mantener tu cuarto organizado.

4.- Fija pequeñas metas con tareas

En lo personal, me aturde tener estas tareas gigantescas con las que ya no tengo idea de qué hacer. Así que para que esas enormes tareas no se vuelvan bolas de nieve que ya no puedo contener, comienzo a hacer listas con tareas. Luego voy  completando cada tarea día con día, así llegará un punto en el que el gigante se convierta en Pulgarcito. Créeme que es mucho más fácil fijar una meta con pequeñas tareas a una que quieras hacer de un solo tajo.

5.- Siempre busca las prioridades

Fija prioridades y así comenzarás a ser más ordenada. Tú sabes qué es lo más urgente que tienes que hacer en el día, así que comienza a tachar de tu lista las prioridades y después pasas a las tareas más sencillas. Para mí, una forma de hacer estas tareas menos tediosas es combinarlas con momentos de relajación. A veces tengo tantas cosas que hacer, que mi cuello termina haciéndose una bola. Así que trabajo con velas aromáticas, utilizo ropa cómoda y escucho música especial para concentrarme.

6.- Dile “no” a las redes sociales mientras trabajas

No hay peor cosa que trabajar con Facebook o Instagram abiertos. Si lo que realmente estas buscando es efectividad, concéntrate en lo que haces. De lo contrario, una tarea de cinco minutos se puede convertir en una que te lleve tres horas. Es cierto, para las chicas creativas mantener la concentración es brutal. Además, si tienes problemas de hiperactividad como yo, resulta todo un reto mantener la cordura haciendo las cosas en orden. No tienes que seguir el orden específico de tu lista, solo tienes que darle el tiempo para que no te coma. Si quieres ser más rápida, es mejor que alejes las distracciones de ti.

7.- Enfócate por lapsos de tiempo

Es imposible mantener la concentración durante más de tres horas. Por eso, toma algunos lapsos de descanso para que tu mente se relaje y puedas ser más efectiva en tu trabajo. Enfocar tu mente por lapsos puede ser lo mejor para convertirte en una mujer más eficiente y ordenada.

Finalmente, ten mucha paciencia con estos hábitos. Debes practicarlos todos los días, no te desesperes. Roma no se construyó en un día. Te aseguro que en algún momento estos hábitos se volverán una parte normal de tu día.

 

 

Este video te puede gustar