7 formas de dejar el miedo atrás

Miedo a envejecer, a dejar una relación o incluso a saltar al agua. Las mujeres hoy en día tenemos mucho que temer, o al menos eso es lo que pensamos. Pero una vez que logras dejar el miedo atrás, el sentimiento que te aborda es indescriptible. Las limitaciones se rompen y sientes que puedes lograr lo que tú quieras. La magia de dejar el miedo atrás es, quizá, la clave para tener un mejor futuro y una vida más plena.

El miedo que te domina

Ya hace un tiempo que vengo pensando en el tema del miedo. Pensándolo bien, yo era una mujer muy miedosa meses atrás. Sin embargo, estoy convencida de que la vida te da golpes para avanzar. Mientras más te muevas, la vida fluye de una forma amena. Estuve un largo tiempo estancada y lo único que puedo pensar que me frenaba en aquel tiempo era el miedo. Miedo a no tener el futuro que soñé, miedo de dejar una relación de mucho tiempo, miedo a quedarme sola y, sobre todo, a la incertidumbre. El miedo viene en muchas presentaciones, pero existen algunas formas de contrarrestarlo. Dejar el miedo atrás requiere decisión.

1.- Si le tienes miedo al futuro, cree en ti misma

El miedo más frecuente en algunas mujeres es qué va a pasar con ellas en unos años. Sabes, antes yo me sentía muy segura pues tenía una pareja estable e imaginaba el futuro siempre a su lado. Sin embargo, al morir esa relación, el pánico me abordó durante un tiempo. Esos últimos días después de un duelo muy duro, me di cuenta de que no te puedes aferrar ni a una pareja, ni a tu familia ni a tus amigos. Sin afán de sonar fatalista, en este mundo solo te tienes a ti misma. Tu futuro esta en tus manos. Tómate el tiempo de conocer quién eres realmente, cambia lo que no te gusta por ti y para ti. Deja el miedo atrás, no importa lo que pase siempre te tendrás a ti misma.

2.- ¿Le temes a la enfermedad, el mundo, la política, el futuro de tus padres, de tus hijos?: deja la “controlitis”

La incertidumbre me invadió por varios meses. Llenaba mi cabeza con diferentes escenarios en los cuales me quedaba soltera para siempre o no lograba sacar adelante mi carrera. Escenarios sobre mi vida en los tonos más grises. No obstante, conocí a una mujer muy sabia que me enseñó a no aferrarme a las cosas negativas, a deshacerme de esa “controlitis” con la que vivía todos los días. Decidir qué entra y qué no a tu sistema es liberador. Así deje el miedo atrás, la incertidumbre. Comencé a vivir sin permitir que la oscuridad llenara mi mente. Si decides intentarlo, muchos te dirán que estás loca. No obstante, puedo asegurarte como la loca que soy ahora, que dejar de intentar controlar y preocuparte por todo te da una vida más plena. Es difícil no engancharte en lo que pasa a tu alrededor, desconectarte de la histeria colectiva y aceptar que tu mente no es basurero para llenarla con tanta oscuridad.

3.- Si temes a las alturas: el miedo solo dura unos segundos, decide…

Otro de los miedos con los que me encontré hace unos meses fueron los que te exigen una decisión. Un día mientras escalaba una pared miré hacia atrás y sentí un vértigo terrible, mientras el maestro me gritaba que no pasaba nada porque traía el arnés puesto. Mi cuerpo se paralizó, mientras más lo pensaba, menos tenía la intensión de saltar. Después de soltarme a regañadientes con un miedo terrible, todo desapareció. Llegué a tierra y pensé que fue una tontería pues nunca estuve demasiado arriba. Así comprendí que la parálisis se produce cuando comienzas a preguntarte “y si…”. Y si mi negocio no funciona,  y si me despiden mañana, y si mi mamá muere, y si… más veneno. El temor detiene, pero solo tú tienes el poder de enfrentarlo. Así que hoy yo decido dejar el miedo atrás, dejar de plantear cada escenario y vivir cada error en mi mente.

4.- Miedo a la infelicidad: nadie es culpable de la vida que tienes

La ira que viene con un cambio, ya sea por una pérdida o porque la vida te orilló a salir de tu zona de confort, es terrible. En un momento me encontré echándole la culpa a mi ex de no poder tener el futuro que quiero. Meses más tarde me reí de mí misma, ¿por qué mi ex se habría de llevar mi futuro? ¿Que no se supone que soy yo la que lo forjo? Mientras más lo pensaba, más absurdo me parecía culparlo de mi tristeza, de mi falta de ganas, de mi incompetencia. Eres la diseñadora de tu propia vida, si quieres ser feliz solo tú puedes dejar el miedo atrás y hallar felicidad.

5.- Si no sueñas, lo que quieres nunca llegará

Algunos les dicen fantasía, otros, cuentos. Piensan que las personas que soñamos somos idealistas. Mi ex pareja tiene algo que amo: sueños. Muchos e incontables y estoy segura de que algún día va a lograrlos todos. Igual que yo los míos. Una de las partes más duras de mi ruptura fue encontrarme con un sinfín de personas que no creen en los sueños. Creo que es peor no tener un sueño, que no lograrlo. La vida se vuelve vacía y sin sentido. Así que si tienes miedo de que tus sueños no se hagan realidad, solo recuerda que estos se construyen día con día. No esperes a que lleguen volando por la ventana e ignora a todo aquel que te diga que no se puede.

6.- Aférrate a lo que tú crees

No lograrás absolutamente nada si no te aferras a lo que quieres y vives para lograrlo. ¿Cuántas veces piensas: “mañana, el lunes, hoy estoy cansada”? Aferrarte no solo es pensar que lo puedes lograr, si no hacer varias cosas para asegurar tu logro. No te claves en el plan para hacer las cosas, al final la vida nunca nos deja completar los planes tal cual queremos. Solo mantén en la mente tu meta.

7.- Cambia desde adentro

El miedo a perderte con el tiempo y no ser quien tú quieres ser es abrumador. Quizás como yo hayas cometido algunos errores que ahora no tienen solución, pero, te digo algo: los errores te advierten de las posibles cosas malas que hay en ti y que puedes cambiar. Hay cientos de tutoriales para cambiar de look, así que puedes cambiar el color de tu melena pero eso no te ayudará a dejar el miedo atrás. Si tú no cambias por dentro, a la única a la que engañas es a ti.

Dejar el miedo atrás es un estilo de vida, es una decisión propia. El miedo puede volver cuantas veces quiera, pero solo tú decides si lo dejas triunfar.

Este video te puede gustar