7 cosas que solo entendemos las chicas demasiado delgadas

Aunque no queramos, de acuerdo a nuestras características físicas podemos formar parte de algún grupo. Por ejemplo, las que somos demasiado delgadas. Muchos pensarán que ser flaquitas es un gran privilegio, pero yo creo que es todo lo contrario, pues pasamos por situaciones bastante complejas.

Buscar pantalones que se adapten a nosotras, tanto a lo ancho como a lo largo

Ser delgadas es bueno si hablamos de la moda, pues prácticamente todo lo que vemos nos queda. Sin embargo, también hay PEROS, pues las prendas holgadas no son la mejor opción. Claro, si quieres verte super flaca, puedes usarlas y lograr ese efecto. Las que somos demasiado delgadas buscamos prendas que nos ayuden a lucir con un poquito más de curvas. Para ello debemos encontrar pantalones que se nos vean bien de lo largo, pero que también nos queden bien de lo ancho, si no ¡qué chiste!

Incluso la talla extra chica nos queda enorme

Buscamos la ropa en tallas pequeñas para que pueda quedarnos bien, pero no es así. Incluso las prendas extra chicas pueden ser enormes para nosotras y ese sí es un verdadero problema. Entonces, en ese caso se recurre a la siguiente opción…

Comprar en el departamento de niñas, ¿por qué no?

Sí, increíble pero cierto. A veces resulta mejor comprar nuestra ropa en el departamento de niñas. Es una buena opción y la gran ventaja es que hay prendas padrísimas, por lo que no dejamos de lucir a la moda.

Reloj o pulsera, ¡da lo mismo si baila en tu muñeca!

Ja, ja, ja… Es muy gracioso cuando encuentras un reloj que te gusta. Te lo pruebas y ¡oh, maldición! No te queda nada bien, se mueve en tu brazo y ya no sabes si es pulsera o qué. Yo terminaba haciéndoles más agujeritos a mis relojes, pero jamás logré que me quedaran bien. Después de eso tuve que rendirme y optar por no usar nada.

Buscas anillos ajustables porque ninguno te queda exacto

Otro de los problemas que vivimos las chicas demasiado delgadas es con nuestros dedos de las manos. Aunque se ven finos y hacen que un anillo luzca bien, la realidad es que si los dedos son muy flacos parece que traemos algo raro en las manos. Además, encontrar un anillo que nos quede perfecto es un verdadero triunfo. Yo he optado por elegir modelos ajustables y casi siempre de niña, para que no se me resbalen.

Tenemos frío todo el tiempo

Lo peor de estar demasiado delgadas es que sentimos frío todo el tiempo, no importa si hace calor. Esto se debe a que nuestra masa corporal es poca. Así que si nos ves con suéter en un día caluroso, no te sorprendas, al contrario, entiende nuestra situación.

Cabes prácticamente en cualquier lugar

Somos como los gatos, pues aunque no tengamos tanta elasticidad, podemos entrar prácticamente en cualquier sitio. Ya sea la rendija de una coladera, a través de la herrería, etc. Gracias a nuestros esbeltos brazos, es fácil que metamos la mano donde sea.

Como ves, la vida de las chicas flacas también tiene sus complejidades.

Este video te puede gustar