7 cosas que seguro sufres si tienes vecinos pesadilla

Seguro no soy la única a la que le ha tocado vivir junto a uno o dos vecinos pesadilla. Es muy fácil decir “buenos días” por la mañana cuando te los encuentras en la calle. Sin embargo, hay veces, especialmente el fin de semana, que te gustaría pegar con el palo de la escoba en la pared… Estas son las 7 cosas más creepy que seguro te han pasado con los vecinos pesadilla, igual que a mí.

1.- El chismoso

Es impresionante lo que un hombre o una mujer puede realizar cuando no tienen mucho que hacer en el día. Hablo de esa horripilante maña de espiar a los vecinos. Parece broma, pero cuando tienes una vecina chismosa por lo menos puedes asegurar que ella te dirá quién le pegó a tu coche de madrugada. Seguro estará al tanto de los días en que sales de fiesta y claro también de la hora a la que llega tu pareja a casa. Viéndole el lado bueno a este tipo de vecinos pesadilla, tienes una fuente de información fidedigna de las cosas que pasan en la calle. Y también ayudan a vigilar tu casa. 

2.- La fiesta del fin de semana

No falta el vecino que decide hacer fiesta justo cuando querías descansar. Así que te acuestas en la cama después de un minucioso protocolo de preparación y a los cinco minutos de meditar sobre la vida comienza el “perreo” al otro lado de la calle. Pero, espera, eso no es lo grave. Quizá en algún punto llegues a quedarte dormida de tan cansada que te encuentras. Mientras tanto, tu vecina o vecino “perrea” en el patio, tú sueñas con la época en que habrías estado afuera y no en tu cama intentando dormir. Entonces despiertas y llegó  la hora de…

3.- El karaoke maldito

Me declaro vecina culpable. Yo lo he hecho, mis amigos lo han hecho y seguramente tú en algún momento. Es de vecinos odiosos cantar desafinado con esa rabia de despecho a media garganta hasta las 5 de la mañana. Oír a la banda borracha del otro lado de la calle cantando las típicas canciones de desamor es lo peor de este mundo. Eso sin contar los posibles accidentes que pueden ocurrir en el trayecto de una noche de locura.

4.-Los vecinos que llegaron enamoradísimos y se pelean

Si alguno ha sufrido de los vecinos inestables que se mudaron juntos, ¡mis condolencias! Es horripilante escuchar las constantes peleas de una pareja disfuncional. Me ha tocado en distintas ocasiones ser víctima de las peleas de fin de semana o de los gritos porque uno no fue capaz de cerrar el frasco de la mayonesa.

5.- Los que mueven muebles en la noche

Vamos a pensar positivo y asumiremos que son personas vivas las que mueven los muebles en la noche. Seguramente no soy la única que ha escuchado a la vecina mover las piezas como si su vida dependiera de ello. ¡Es molesto! Y claro sigo esperando que la casa de al lado nunca se desocupe. No quisiera comprobar que no era la odiosa vecina la que movía los muebles.

6.- Las que inventan rumores

Porque la calle no estaría completa sin la chismosa que genera rumores. ¿Cierto o no? Los rumores en la calle seguirán su rumbo y llegarán a oídos de quien esté dispuesta a escucharlos.

7.- La mujer al borde de la histeria de al lado

Estoy hablando de la señora que tiene como 50 hijos y parece estar al borde de un verdadero colapso nervioso. Es esa que te saluda a lo lejos con ropa llena de comida, la que no puede controlar a sus hijos. Esa que tiene el patio lleno de juguetes y su casa parece obra negra de tan mal que está. Todos compadecemos a esta mujer, sobre todo cuando el escándalo de sus gritos se escucha hasta fuera de casa.

Este video te puede gustar