7 cosas que me enseñó mantener una relación tóxica

Dicen que cuando tropiezas con una piedra, no lo volverás a hacer. Pero yo lo hice y esta vez estoy procurando tener más cuidado en las relaciones que escojo. Después de todo, si yo no me protejo, sé que nadie podrá hacerlo. Estas son las 7 cosas que me enseñó mantener una relación tóxica.

1.- Aprendí a reconocer las banderas rojas

Hoy sé vislumbrar cuando un hombre tiende a ser tóxico. Las banderas rojas o focos rojos son muy evidentes una vez que lo piensas. Sin embargo, cuando estás inmersa en esas relaciones es super común hacer caso omiso de lo que esta mal. Un día te piden que dejes de usar ese labial rojo y al otro se convierten en el monumento al hombre más celoso.

2.- Límites: “esto no está permitido”

Estando en una relación tóxica tuve que aprender que tienes que poner un límite a la primera. ¿Cuántas veces has aceptado una grosería en todo de broma a tu novio? “No pasa nada, está jugando”, es lo primero que piensas. La verdad es que conforme pasan los años te vuelves más sabia y puedo asegurar que no tienes que aguantar ni bromas tontas ni malos tratos. Aprender a decir “no”, “no quiero”, “no me parece” para mí fue todo un reto.

3.- Estás dando más en la relación

Aprendí también a no aferrarme. Especialmente cuando tienes una relación que ya se encuentra medio rota. Intentar que la relación funcione con solo tu empuje es simplemente imposible. Es como intentar pegar de nuevo esa estatuilla de porcelana que se rompió en mil pedazos. Dar más en la relación no va a hacer que funcione y en algún momento tendrás que aceptar que no puedes cargar con todo tú sola en una relación donde debe existir la pareja.

4.- Estar sola es mejor que estar infeliz

Cuando salí de mi última relación tóxica sentí un gran alivio. Por meses, incluso años, había intentado deshacerme de esa relación sin sentido. Por miedo a estar sola decidí estar con este individuo mucho tiempo más del que debí haber pasado. Cuando salí de esa relación me di cuenta de que me sentía mil veces mejor estando sola, que andar arrastrando una relación que ya no funcionaba.

5.- La familia de tu ex podría convertirse en tu familia

Cuando la toxicidad de tu pareja viene con familia incluida agárrate, porque no solo se van a meter, también te van a hacer la vida de cuadritos. Si tu permaneces con él, vas a pasar el resto de tu vida unida a esa familia. Descubrí que la familia del novio lo acompaña a todos lados hasta de forma inconsciente.

6.- El amor no controla

El amor no tiene que decir cómo, cuándo ni dónde; tampoco te obliga a dar pasos que tú no quieres dar. El amor no controla, está contigo a pesar de cualquier cosa. Si de algo estoy convencida es que un buen amor no es el que llega a imponer, sino a llenarte de amor y de experiencias nuevas.

7.- Descubrí lo fuerte que soy

Es horrible, pero cuando vives atada a un hombre tóxico es muy común perderte a ti misma. Esa fuerza que tenías para cumplir tus sueños poco a poco se va apagando y es que cuando la relación es tóxica, muy pocas cosas crecen.

Tener una relación tóxica me dejó un montón de aprendizajes que espero nunca olvidar.

Este video te puede gustar