7 cosas que amamos las introvertidas

Las introvertidas somos ese tipo de personas a las que no nos gusta mucho convivir en sociedad. Al ser todo lo contrario a las extrovertidas, disfrutamos de cosas completamente diferentes. No fuimos hechas para estar entre demasiada gente. Para los demás eso podría ser malo, pero para nosotras es lo mejor. Tal vez nunca nos entiendan, pero eso no nos importa. Disfrutamos las situaciones más “absurdas”, y mientras nos hagan felices, es lo mejor que puede pasar. Estas son siete cosas que amamos las introvertidas.

1. Cancelar planes

Muchas veces accedemos ir a ciertos planes con tal de que nuestros amigos vean que hacemos acto de presencia. En realidad, si por nosotras fuera, no saldríamos a ningún lugar. En lo personal prefiero decir que NO a la mayoría de los compromisos a los que me invitan. Sé que muchas veces mis amigos me invitan por cortesía, pues saben que terminaré diciéndoles que no. Disfruto más estar en casa, en pijama, con un enorme tazón de palomitas y viendo una buena serie o peli. O incluso, sin necesidad de hacer nada, disfruto de mi hogar, recostada pensando en diversas cosas.

2. Los días lluviosos

Son lo mejor que puede suceder en el planeta. Disfruto de los días lluviosos más que cualquier otra cosa en la vida. Bueno, a excepción de la sensación que siento al pisar las hojas secas de los árboles. El día lluvioso perfecto es cuando estoy en casa, cómodamente mientras veo las gotas de lluvia por la ventana. Resulta mejor si tengo una taza de chocolate o café caliente conmigo. A veces, también me divierto si me pongo mis botas de lluvia y salgo un rato a brincar en los charcos. Nadie dijo que eso solo fuera diversión de pequeños.

3. Las conversaciones profundas

No con cualquier persona puedes entablar una conversación verdaderamente importante. Me he dado cuenta de que con algunos puedo hablar sobre las noticias de la ciudad, del clima o de alguna serie que hay. Sin embargo, pocas son las personas con las que me atrevo a tener de verdad una charla importante. Ya sea hablar sobre la existencia de otras vidas, la reencarnación o los extraterrestres. Incluso de cosas que me pasan a mí, pocos son quienes gozan del privilegio de saberlo. Mis asuntos personales no son algo que ande ventilando a los cuatro vientos.

4. Estar en casa

A diferencia de las extrovertidas, las introvertidas disfrutamos más cuando estamos en casa. Hemos aprendido a disfrutar de tal manera que nos gusta cada rincón de nuestro hogar. Ya sea la sala, la cocina, el baño o cualquier rinconcito. La casa es nuestro sitio sagrado, no hay más.

5. Hacer autoanálisis

He comprendido que de vez en cuando es bueno hacer un autoanálisis de mi persona. Saber qué es lo que he hecho bien y lo que no. Buscar nuevas experiencias con las que pueda sentirme bien sin importar si estoy sola. Sé que disfruto de mi soledad y eso me hace feliz. Además, siempre es bueno saber algo nuevo, pues mi ser interno crece gracias a cada experiencia que voy agregando.

6. Dedicarnos a nuestros hobbies

Pocos hobbies son los que logro disfrutar al máximo, pero cada uno de ellos es gratificante. Las introvertidas podemos disfrutar de pintar, leer por horas o escuchar música. Hay quienes nos entienden y otros no tanto. También, de vez en cuando seguir algún tutorial resulta divertido.

7. Soñar

De vez en cuando se vale soñar con cosas que nos gustaría que llegaran a nuestra vida. A pesar de hacerlo, tenemos bien puestos los pies en la tierra y nos queda claro que los sueños no llegan por sí solos. Tenemos que hacer algo al respecto para conseguir todo lo que nos proponemos.

¿Tú eres introvertida o extrovertida?

Este video te puede gustar