7 cosas que debes hacer para dejar de ser un imán de patanes

Hablando del amor y algunos de sus males, algunas chicas al buscar el amor tropiezan con un montón de gente indeseable. No saben a ciencia cierta por qué cada sujeto que conocen termina siendo peor que el anterior. En mi experiencia, creo haber encontrado un respuesta y, mejor aún, una solución para dejar de ser un imán de patanes.

Hace muchos años yo era un completo imán de patanes. Si los hubiera pedido por catálogo, estoy segura de que nunca me hubiesen llegado como se presentaron en mi vida. Después de algunos noviazgos de terror, hubo uno con el que dije: “nunca más”. Encontré algunos patrones que fui siguiendo durante años Luego de analizar todas mis relaciones fallidas encontré algunas cosas en común. Sin más que hacer decidí comenzar a romper patrones.

1.- Descubre la causa de tu mal

Una parte importante para dejar de ser un imán de patanes es analizar el por qué lo era. Cada mujer es diferente y solo tú sabes por qué eres de esa forma. En mi caso, después de un buen rato de análisis me di cuenta de que pasaba por mi propia inseguridad. Mi autoestima estaba por los suelos. Por esa razón escogía a estas fichitas que solo jugaban conmigo a su antojo. Así que decidí comenzar a hacer algunos cambios en mí antes iniciar una relación.

2.- Toma decisiones basadas en experiencia

Tener una buena autoestima no es algo que se logra de la noche a la mañana. De hecho, a mí me tomó varios años tener una buena relación conmigo misma. La inseguridad puede llevarte a comportamientos poco saludables. Te involucras con personas que toman el control sobre tu vida. Normalmente una persona con autoestima correría en la dirección contraria al ver que el sujeto con el que sale tiene varios aspectos negativos. Sin embargo, una mujer con baja autoestima no toma esta decisión de inmediato, la deja pasar, pensando que en algún momento se dará cuenta de si el lobo es oveja. Toma decisiones basándote en tus experiencias. Si ya tuviste dos novios con una conducta semejante a la de con quien estás ahora ¿qué estás esperando?

3.- Las personas NO CAMBIAN

Si quieres algo real en esta vida mantén esta premisa en tu cabeza. No intentes cambiar a las personas. Tampoco pienses que es posible que algún día vean su error y se disculpen contigo. Eres tú y solo tú la que importa en la vida que tienes. Si el hombre con el que estás es malo, celoso, rencoroso o, peor aún, te daña de forma física y psicológica él no va a cambiar. Salir de una relación tóxica es una experiencia difícil. Además, se vuelve una costumbre que empeora con cada pareja porque no estás dispuesta a reconocer que la persona con la que estás no vale la pena. Las personas no cambian, pero tú sí puedes. Cambia de dirección por ti.

4.- Cuando dejas de aceptar patanes se van

Seguro en algún momento te has preguntado por qué sigues consiguiendo uno tras otro. Mientras algunas mujeres solo parecen tener buenos partidos a su alrededor. ¿Qué es eso que ellas hacen para conseguirlos? Es super sencillo: ellas se percatan de cuando una persona quiere hacerles daño y se alejan a la primera oportunidad. Además, la ley de atracción que dice que atraes lo que estás reflejando con tu energía. Debes saber que tu instinto puede ser muy poderoso. Es más, la vida ya te ha dado la fórmula para evitar a los patanes. Cuando conozcas a alguien presta atención a su comportamiento, analízalo. Si este se parece al de alguno de tus ex novios que resultaron ser completos patanes, ¿qué vas a hacer? Básicamente corres al otro lado.

5.- Deja de sufrir porque no tienes a alguien

Si hay algo que atrae patanes de aquí a China es la desesperación. ¿Por qué? Estos hombres suelen buscar inconscientemente mujeres vulnerables a sus encantos. Es difícil que un patán se le acerque a una mujer segura de sí misma, pues sabe que no va a caer en sus trampas. Si realmente quieres repeler a estos hombres ámate más a ti misma, no sufras por amor. Date el tiempo de amarte más, conocerte. Cuando pasas un tiempo sola te haces más fuerte. Esto no es porque la “falta de amor ” te amargue, en realidad te das cuenta de que no pasa nada si estás sola. Es más, te dedicas a tus proyectos personales, metas y hobbies. Luego, en el momento que menos lo esperes alguien se va a fijar en esa hermosa rareza única que tú eres.

6.- Deja que se acerquen a ti personas con tus mismos intereses

Una mujer que recolecta patanes no suele tener una idea bien definida de lo que busca en una pareja. De hecho, los hombres llegan uno tras otro de diferentes lugares, con diferentes intereses. Por ese motivo parecen como un personaje completamente diferente al patán anterior. El problema con no saber lo que quieres de una relación es que aceptas lo que hay. Ahora aceptar lo que hay es como meterse en un río lleno de peces y esperar que un pez bonito te toque sin saber cómo lo quieres. Podría llegar una piraña con ojos coquetos y gustarte, ¿o no?

7.- Sé muy fuerte

Los hombres con este comportamiento son depredadores, esto no quiere decir que sean malas personas. La mayoría son hombres perdidos o lastimados (con esto no quiero que pienses que son cachorros para adoptar) solo ellos pueden cambiar su propio comportamiento encontrándose a sí mismos. Igual que yo, tienes que entender que en esta vida solo puedes procurar tu propia felicidad. Es posible tratar de ayudar a tu patán, tratar de hacerlo cambiar, brindarle tu apoyo, pero si él no ve ni acepta que tiene un problema, no hay nada que hacer. NO DEBES quedarte a pagar los platos rotos de nadie. Repítelo constantemente. Las mujeres creemos que con nuestro amor podemos cambiar lo que sea. Mala suerte para nosotras, pues ni con las mejores intenciones conseguiremos que una semilla se vuelva flor si esta no quiere hacerlo.

Llámalo libre albedrío, tonterías de la naturaleza, pero ni tú ni yo, y ni siquiera el psicólogo más experimentado puede cambiar el comportamiento de alguien que no quiere hacerlo.

Este video te puede gustar