7 consejos para practicar la masturbación y olvidarte de los prejuicios

La masturbación es un tema que hasta el día de hoy causa ruido cuando se menciona en público. Pocas personas se atreven a hablar de ella sin que les genere conflictos internos. Los prejuicios que existen en torno al tema son muchos y es hora de que te olvides de ellos si en verdad quieres tener el mejor sexo de tu vida. Aunque no lo creas, explotar la masturbación al máximo ayudará a que disfrutes de cada encuentro sexual que tengas.

Deja los prejuicios a un lado

Hay varios elementos a considerar si quieres mejorar tu sexualidad. Lo más importante es que te olvides del miedo. Atrévete a conocerte de verdad para que comiences a disfrutar sin ningún tapujo. No olvides que nadie te hará disfrutar si tú no estás dispuesta a eso.

1. Tócate

El primer paso es que conozcas tu cuerpo de punta a punta. Una vez que recorras cada rincón sabrás lo que te gusta y cómo te gusta. Cuando no nos conocemos a nosotras mismas, no sabemos qué esperar en la intimidad. Debemos tener en claro que nadie nos hará gozar si desconocemos lo que queremos o cómo lo queremos.

2. Ve porno

Los prejuicios hacen que veamos la pornografía como algo malo. Quizá no sea la mejor opción para estimularte, pero al menos inténtalo. Te dará nuevas ideas sobre lo que puedes hacer en la intimidad.

3. Lee literatura erótica

La literatura erótica es muy efectiva a la hora de prender la llama del deseo y la pasión. Deja de lado los prejuicios y elige algunos libros que te ayuden a despertar lo más oscuro de ti. Busca literatura del Marqués de Sade, Marguerite Dunas, Pauline Réage, David H. Lawrence o Henry Miller.

4. Envía mensajes cachondos

Atrévete a mandar o recibir de vez en cuando un mensaje subido de tono.

5. Usa lubricantes

Los lubricantes ayudan a que el asunto de conocer tu cuerpo sea más divertido.

6. Date caricias

Mima tu cuerpo con calma y tranquilidad, sin prisa alguna. Asegúrate de saber cómo te gustan más las caricias.

7. Grita

El último consejo para dejar a un lado los prejuicios de la masturbación es que te olvides de lo que dirán los demás. Grita si lo necesitas. Cuando sientas un orgasmo no lo reprimas, retuércete ¡y disfruta!

No esperes a que alguien más te complazca si no sabes quererte a ti misma.


Este video te puede gustar