Actitudes que pueden matar un matrimonio

Tener un matrimonio exitoso es un trabajo de tiempo completo. Tal como lo prometes en el altar, significa estar en las buenas y en las malas y es más duro de lo que suena. Muchas veces la desesperación nos hace adoptar actitudes que pueden matar un matrimonio. Te decimos cuáles son para que las evites y mantengas armonía con tu pareja.

Criticar el físico

Criticar a tu pareja es una de las peores actitudes que puedes tener. Frases como: “engordaste, la ropa te queda muy justa”, causan mucho impacto. No me malentiendas. Una cosa es mostrarle amorosamente a tu pareja que está subiendo mucho de peso y otra hablarle sin ningún filtro.  Y además, mostrarle al 100 % tu insatisfacción por su cuerpo. Encuentra el momento y la mejor forma de hacerle entender a tu pareja que ha subido de peso e invítalo a inscribirse al gym. Evita las críticas que resulten agresivas para tu relación.

Comparar con los demás

Esto no se hace ni en una relación amorosa y aún menos en un matrimonio. Esas frases como: “¿Por qué no eres como el marido de mi amiga que…?”. ¡Vamos! Te casaste con tu pareja por ser él mismo. Tratar de cambiar a tu pareja con comentarios de este tipo no solo es ofensivo, realmente no va a funcionar. Si te molesta algo o quieres que tu pareja cambie de actitud, habla con él. No tienes que echarle en cara lo que no es, eso solo puede crear un gran resentimiento entre ustedes.

“Si tú me haces, yo te hago”

La venganza no es buena en un matrimonio. Expresarte con frases como: “Siempre es lo mismo contigo” o “nunca me escuchas” es una recriminación enorme. Después de esto se llega a la conclusión de que sí él no hace algo, tú tampoco vas a hacerlo. El círculo vicioso continúa pues ninguno de los dos se comunica correctamente ni piensa en una solución para el problema. Matar un matrimonio es cuestión de dos. Si decides pasar por alto la comunicación con tu pareja, estás dando un paso muy peligroso del cual seguramente no habrá retroceso.

Nada de comprensión

Los problemas del día a día pueden matar un matrimonio. Aun más cuando se tiene muy poca comprensión con la pareja. En los momentos difíciles es cuando más unidos deben estar. Si tu pareja no tiene empleo, hubo una pérdida o pasan por momentos difíciles, uno de los dos tiene que ser el ancla del otro. No hay más, así funciona el matrimonio.

“Ojalá te fueras y nunca regresaras”

Las frases hirientes cuando nos enojamos pueden ser un parteaguas para matar un matrimonio. Herir a tu pareja emocionalmente es lo peor que puedes hacer en una pelea. Evita lanzar frases que puedas lamentar después. Si estas en medio de una gran pelea respira y retírate. Es lo mejor; entonces, cuando las aguas se calmen podrán encontrar una solución factible. Mientras, lo mejor es callar y tranquilizarse.

Dicen que si quieres que algo dure para siempre tienes que cuidarlo como al oro. Cuida tu matrimonio evitando estas actitudes.

¿Cómo cuidas tu matrimonio?

Este video te puede gustar