6 señales de que tu chico es un mandilón

Seguro muchas de tus amigas y amigos te han hecho el comentario de que tu novio es un mandilón. Tal vez creas que solo es una broma de mal gusto. Antes de que sigas creyendo eso, mejor toma nota de algunas señales que podrían confirmar que en efecto lo es. ¿Te parece bueno?

1. Tienes todas sus contraseñas

Tu chico es un mandilón si ha decidido darte todas sus contraseñas con tal de tenerte contenta. Para llevar la fiesta en paz, cree que lo mejor es que tú también tengas el control de todas sus redes sociales, su compu, su cel y lo que pueda ser bloqueado. La verdad eso no está nada cool y deberías pensar si realmente quieres comportarte así en una relación.

2. Sus amigos parecen más amigos tuyos

Como siempre te lleva con él a cada evento al que va, ya conoces a todos sus amigos. Conoces a la gente con la que trabaja y todos te conocen a ti. Para poder tener una “mejor relación” crees que hacerte amiga de ellos es lo mejor. Sin embargo no está nada padre. Los dos tienen derecho a tener sus propios amigos.

3. ¿Cómo quieres que me vista, amor?

Si cada vez que van a salir a algún evento importante o irán con tus padres o sus padres, te pregunta cómo debe vestirse… ¡Aguas! Sin duda es un mandilón, pues depende de ti. Aunque también considera que tal vez te esté viendo como a su madre.

4. Él no lleva el control del dinero

¿Quién lleva las cuentas en casa? El hecho de que digan que el hombre debe llevar el control no significa que sea cierto, pero tampoco significa que la mujer deba hacerlo. Si están dentro de una relación, es cosa de dos y los dos deben hacerlo juntos para apoyarse.

5. Sabe que es tu “gordito”

No le da pena que le digas apodos cariñosos. Al contrario, parece que se muestra orgulloso cada vez que lo llamas así por la calle.

6. Siempre busca tu aprobación

No importa si se trata de la ropa, de lo que dirá o de lo que hará. Siempre busca tu aprobación para todo. Está bien que pida tu aprobación, pero tampoco debe llegar a ese extremo.

Este video te puede gustar