6 formas de saber que eres mala en la cama

El sexo es una de las cosas más maravillosas que existen en el mundo y sin embargo puede convertirse en una de las peores experiencias. Para saber si eres mala o no en la cama, es necesario que tomes en consideración algunas cuestiones.

¿Cómo saber si eres mala en la intimidad?

Es muy común que escuches a las mujeres decir que un hombre no es bueno en la cama, pero ¿has pensado que también nosotras podríamos ser las que actuamos mal? ¿Qué hace que una mujer no sea buena en la intimidad?

Inhibición y falta de expresión

Algunas mujeres pueden mostrarse un poco penosas a la hora del sexo, pero eso no significa que no dejen que su pareja las vea desnudas. Si tú eres una chica que de plano no permite que su chico la vea sin nada por pena, quiere decir que algo está pasando. No olvides que los hombres son visuales y les encanta ver cómo te hacen sentir. Además, si prefieres mantenerte en silencio porque crees inapropiado gemir, puede que tu relación esté en peligro. No se trata de ser una estrella porno, pero tampoco se trata de que tu novio sienta que está con una muñeca.

Poco movimiento

Si no pones de tu parte con ciertas posiciones y apoyas a tu pareja, eres mala en la cama. Todo el placer no puede ser dado por una sola parte. Involúcrate y déjate llevar por el momento. No temas a lo que tu novio piense de ti si decides hacer un movimiento muy alocado.

Miedo a experimentar

Está claro que no tienes por qué hacer algo con lo que no estés de acuerdo, pero eso no quiere decir que no estés dispuesta a probar algo. Un liguero o lencería sexy no te ponen en riesgo y pueden ayudarte mucho a disfrutar de una maravillosa noche con tu pareja.

Falta de comunicación

Si ya llevas bastante tiempo con tu pareja, lo ideal es que ambos conozcan sus gustos y aspiraciones. Así saben qué les gusta y qué no. Si no existe una buena comunicación no puede haber buen sexo.

No tomas la iniciativa

A los hombres les gustan las mujeres decididas, que no dejan que todo el trabajo lo hagan ellos. Bésalo de manera inesperada o haz un baile sensual que lo incite a querer más.

No tomas el asunto con seriedad

Si estás nerviosa una risa podría delatarte. La cuestión es que si no te controlas, eso podría incomodar a tu pareja y hacerle creer que no estás tomando en serio lo que están haciendo.

¿Eres mala en la cama?

Este video te puede gustar