5 errores imperdonables que cometes al divorciarte y lastiman a tus hijos

El divorcio puede ser una oportunidad para que tus hijos dejen de lidiar con tu matrimonio desmoronándose.  Finalmente es mejor ser felices con sus padres por separados que ser infelices juntos. Mantener la paz con tu ex puede hacer que el proceso sea mucho más llevadero para tus hijos. Sin embargo, aún así puedes llegar a cometer alguno de estos errores imperdonables.

No pones a tus hijos en primer lugar

Evidentemente esto no lo haces intencionalmente, pero puedes detenerte. Detente si utilizas a tus hijos como medio para manipular a tu ex. Esto incluye hablarle mal de su papá y usar a tus hijos como mensajeros entre ustedes. Si quieres poner a tus hijos en primer lugar, tendrás que negociar con él para que ambos lleguen a un acuerdo.

No ayudas a tus hijos

Está bien que el divorcio sea difícil, pero no necesitas cometer uno de los peores errores imperdonables en el proceso. Tu hijo necesitará tenerte de apoyo durante el proceso. Abre la puerta para que puedan sentarse y contarte sus dudas y preocupaciones. Muchos niños llegar a reaccionar portándose mal para llamar la atención. Puedes evitar esta situación con solo hablar, es por eso que la incluimos como uno de los errores imperdonables que cometes en el divorcio.

No aprendes a comunicarte con tu ex

Aunque no estén unidos más por un matrimonio, tu ex y tú siempre estarán unidos en la crianza de sus hijos. A la hora de divorciarte tienes muchas emociones invertidas en el proceso y lo más seguro es que tu ex te haga enojar. Sin embargo, por tu propio bien y el de tus hijos te conviene mucho más buscar la forma más calmada de comunicarte con él. Si tu resentimiento hacia él crece, puede afectar a tus hijos. Si tu marido cometió errores imperdonables contigo es problema de ustedes dos, tus hijos no necesitan entrar en la turbulencia. No tienen que ser los grandes amigos, solo necesitas poder sentarte con él máximo media hora ocasionalmente y platicar con el único propósito de buscar lo que es mejor para tus hijos.

Te aferras al enojo y resentimiento

Muchas veces los divorcios derivan en juegos de poder. Muchas veces, en medio de nuestra ira, queremos probar que somos nosotras quiene tenemos la razón y no nuestros exmaridos. Puede que sea inconsciente y una manera de tu mente para lidiar con  el problema. Sin embargo, estas emociones negativas son muy peligrosas durante la tensión de un divorcio. Eventualmente vas a tener que hacer las paces con lo que pasó y ayudar a tus hijos a superar esta etapa. El resentimiento solo alentará el proceso y podría dañar a tus hijos.

No pides ayuda

Si tu divorcio se vuelve demasiado complicado vas a tener que pedir ayuda. Busca a alguien que te pueda escuchar y ayudar a lidiar con las emociones que estás sintiendo. Sea un familiar, amiga o terapeuta, ¡necesitas alguien con quien hablar! Lo peor que puedes hacer es apoyarte en tus hijos en dichas ocasiones, sin importar su edad.

Este video te puede gustar