4 pasos para deshacerte de los pensamientos obsesivos

¿Pensamientos obsesivos? últimamente muchas chicas están expuestas a este comportamiento. Entrar a redes sociales, “stalkear” al hombre en cuestión, obsesionarte con bajar de peso o bien con algún problema puede dañar tu salud mental y física. Pero no te preocupes, hay varias acciones que puedes hacer ya para cambiar la situación. Existe una práctica de cuatro pasos que el Dr. Schwart, un gran investigador sobre la plasticidad cerebral, ha puesto en practica para las personas que tienen trastorno obsesivo compulsivo. Te voy a explicar cómo dejar atrás estos pensamientos obsesivos que no te dejan vivir en paz.

Paso 1: etiquetar

Este paso consiste en que le otorgues a estos pensamientos obsesivos una etiqueta basada en lo que realmente son. Es decir una obsesión o compulsión. Al ser consciente de lo que te ocurre, será más sencillo empezar a ordenar tus pensamientos. Tienes que cambiar el pensamiento irracional a un pensamiento producto de tu obsesión. Para efectos más prácticos se vería como algo así:

  • Dile “no” al pensamiento: “Sigue en línea pero no quiere hablar conmigo. Está platicando con otra mujer porque ya no me quiere”.
  • Dile “sí” a: “Este chico sí me quiere y tiene derecho a su privacidad. El pensamiento de inconformidad que tengo ahora es producto de mi trastorno de obsesión”.

Cambiar la forma en la que etiquetas tus pensamientos puede tomar algo de tiempo. No te desesperes. La idea de etiquetar es que conviertas los pensamientos obsesivos en algo racional.

Paso 2: atribuir

En este paso se busca atribuir la responsabilidad del pensamiento obsesivo al TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo). La persona debe decirse a sí misma: “No soy yo, es el TOC”. Se trata de una desequilibrio bioquímico en el cerebro, un aprendizaje erróneo de la infancia o/y falta de autoestima. Si podemos ganar argumentos y deslindarnos de los pensamientos obsesivos evitaremos conductas desmoralizantes y destructivas. El punto es quitarle poder a este pensamiento, para que tú puedas avanzar. Si tienes la opción para sentirte bien en vez de sentirte mal, escoge la que te haga sentir bien.

Paso 3: Enfocar

Este paso es sencillo, una vez que te des cuenta del pensamiento obsesivo, lo único que tienes que hacer es cambiarlo por algo más. Cuando sigas estos primeros tres pasos constantemente, verás que enfocar es mucho más sencillo. Lo que mejor funciona es situarte en el presente y enfocarte en algo que te haga sentir bien. Si en ese momento estás trabajando, enfócate en seguir haciéndolo. Cambia la música, muévete, haz algo que te haga sentir bien. Por ejemplo: si estás enfocada u obsesionada con las redes sociales, señala un lapso en el que no puedes verlas y en vez de hacerlo ve por un café o da un paseo por el parque.

Paso 4: valorar

Sigue con estos tres pasos y conviértelos en un hábito. Verás que poco a poco las cosas se acomodan solas en su lugar. Valora el tiempo que pasas enfocándote en lo malo y conviértelo en algo bueno. Acabar con los pensamientos obsesivos será una lucha constante que vas a ganar ciertamente.

Pon empeño en el cambio y recuerda que siempre es un buen día para empezar a cambiar. 

 

Este video te puede gustar