4 formas en las que afectan los cuentos de hadas en la vida real

¿Quién de nosotras no disfrutó de un cuento de hadas de pequeña? O incluso actualmente, películas y cuentos de princesas que nunca dejaremos de amar. Bueno, te tengo noticias, puede que estos cuentos afecten en la vida real. Si bien muchos tratan de normas morales como ser bueno con los demás, casi todos los cuentos de hadas clásicos son sobre el príncipe azul y la damisela en apuros. Y eso, puede ser el origen del comportamiento estereotipado de género. Aquí te hablamos más sobre eso con estas 4 formas en las que afectan los cuentos de hadas a nuestro

Las labores domésticas son para las princesas

  En los cuentos de hadas tradicionales, los hombres demuestran valentía venciendo obstáculos de fuerza, mientras las princesas y mujeres son las que se encargan de las labores del hogar. Cocinando y viéndose hermosas. Tal vez no parezca relevante, pero considerando que las mujeres y hombres de 25 para arriba, crecimos con esos cuentos, bueno… era de esperarse que se viera como algo normal.

Si eres buena, eres bonita

En casi todos los cuentos de hadas, ser bonita está directamente relacionado con ser buena. Piensa en tu película favorita de princesas. Los príncipes y princesas son todos bien parecidos y bondadosos; mientras que las brujas y reyes malvados son feos y malos. Ese no es tanto el problema, si no que los hombres tienen características más allá de su atractivo y las mujeres, bueno… su cualidad más importante es su belleza.

La vanidad es mala

Claro que el mejor ejemplo de esto es Blancanieves y la bruja malvada. En este caso, la bruja es hermosa pero a costa de hacer el mal. Además, está tan obsesionada con ser hermosa, que quiere terminar con Blancanieves. Ok, hay límites, pero no  tiene nada de malo querer verse bien. Así que la próxima vez que te sientas mal por tomarte una selfie, puedes culpar a Blancanieves.

Y vivieron felices para siempre…

En todos los cuentos de hadas, la historia no termina hasta que los dos protagonistas se casan. ¿Y si no quieres casarte? Tal vez esa sea la causa de que actualmente haya mujeres en sus 30 que creen que no están completas porque no se han casado. ¡Alto! Seguramente nunca te has puesto a pensar que la Bella Durmiente hubiera sido más feliz si sólo la hubieran liberado a casarse con un extraño, ¿verdad? El punto es que estos cuentos de hadas hacen ver que casarse es el mayor logro de una mujer. Y no, ¿qué tal si quería viajar y recorrer el mundo? Esto no significa que nos volvamos hostiles y olvidemos los cuentas de hadas. ¡Claro que no! La imaginación es parte de la infancia y nos encantan. Solo hay que dejarle claro a nuestros hijos, especialmente a nuestras hijas, si es el caso, las diferencias entre los cuentos y la vida real. Y asegurarles que ellas pueden lograr sus objetivos si luchan por ellos.

Este video te puede gustar