13 señales que indican que tu matrimonio puede terminar en divorcio

Las relaciones sentimentales son bastante difíciles de mantener, ni hablar de un matrimonio. Existen múltiples razones por las cuales tu matrimonio puede terminar en divorcio. Es mejor que las conozcas para darles solución o, en el penoso caso de que sean irreconciliables, abras los ojos y comiences a hacer un cambio en tu vida.

1.- No hay compromiso

El compromiso dentro de un matrimonio es grande. Ninguna de las dos personas puede dejar de lado el hecho de que habrá nuevos roles que se tendrán que cumplir. La cooperación en la casa, la forma en la que se dividirán los gastos y distintos acuerdos que se deben cumplir para mantener la paz son indispensables. Tu matrimonio puede terminar en divorcio si estos acuerdos simplemente no están funcionando.

2.- Aguas con el egocentrismo

A partir de que inicias tu vida matrimonial debes dejar de pensar como un ser individual en muchos aspectos. Por supuesto, tampoco puede ser miel sobre hojuelas todo el día; sin embargo, hay algunas cosas que deben ser equitativas. No puedes esperar que tu pareja adivine lo que necesitas si no se lo dices y viceversa. En lugar de expresar; “yo necesito”, piensa en términos de; “qué podría ser mejor para ambos si…”

3.- Son 2, no 3 ni 4

Los problemas en casa hay que resolverlos ahí mismo. No dejes que otras personas metan su cuchara en tu relación. Te aseguro que si hay más de tres involucrados en los problemas de tu matrimonio, el problema puede derivar en divorcio. Al final te casaste con solo una persona, no con más.

4.- Pasan mucho tiempo lejos del otro

Se supone que el matrimonio se tiene que disfrutar. Ambos deberían estar felices por regresar cada día a casa y encontrar a la persona amada ahí mismo. Una mala señal dentro de un matrimonio es que ambos pasan demasiado tiempo solos y, peor aún, buscar la forma de permanecer así.

5.- Dejar de ser equipo

Como en cualquier juego deportivo el matrimonio equivale a un equipo. Ninguno debe dejar atrás al otro, en esta institución el equilibrio es la base del éxito. Si dejas de lado a la persona que amas esta dinámica poco a poco se irá desmoronando. Recuerda que son pareja, deben contarse las cosas en las buenas y las malas.

6.- Falta de comunicación

La comunicación lo es todo en una relación amorosa. Si no eres capaz de decirle a tu pareja cómo te sientes, entonces van por muy mal camino. El problema se verá pequeño el día de hoy, pero si aún no tienen hijos, cuando lleguen la bomba no tardará en estallar.

7.- Meter a la suegra en todo

Ninguno de los dos tiene que permitir que su mamá se entrometa en los problemas de la relación. Al casarse decidieron formar un núcleo familiar diferente, si meten a la mamá en todo lo que hacen solo lograrán distanciarse sentimentalmente. La regla aquí está en que deben arreglar los problemas de su relación únicamente entre ustedes dos.

8.- No hay confianza

Otro clásico error dentro de los matrimonios es que alguno de los dos no le tiene entera confianza al otro. Esto no debería ocurrir. Se supone que te casaste con una persona de tu entera confianza. No puedes esperar que tu pareja se sienta feliz cuando no le tienes confianza o viceversa.

9.- Infidelidad

Tu matrimonio puede terminar en divorcio por una infidelidad. Aunque muchas veces las parejas pueden superar la infidelidad de uno de los cónyuges, es un factor importante. Muchos otros matrimonios tiran la toalla, pues no pueden confiar de nuevo en su pareja. Es una cuestión individual que puede ser un verdadero problema para un matrimonio.

10.- Falta de conexión emocional

Los matrimonios que pierden esta conexión emocional tienen un grave problema. La realidad es que siempre habrá tiempos difíciles entre las parejas. Sin embargo, mientras el amor y el cariño sigan estando presentes estos problemas pueden superarse. Si se ha perdido la conexión emocional es muy difícil que una pareja pueda superar las fallas de su matrimonio.

11.- Peleas sin razón

Dejó la ropa tirada, toma del cartón de leche, hay un sinfín de peleas tontas que se pueden dar al momento de vivir juntos. Los primeros meses dentro de la relación servirán para definir qué es tolerable y qué no para ambos. En todo caso son problemas que deben mediarse conforme se vayan dando. Se debe llegar a un acuerdo pues de los contrario la convivencia dentro de casa puede resultar en divorcio.

12.- Echarle la culpa al otro de todo

Eviten echarse la culpa de todo el uno al otro. En un matrimonio hay dos personas y si una se siente frustrada, la otra debe reaccionar para hallar juntos el equilibrio. Tu matrimonio puede terminar en divorcio si le echas la culpa de todo a tu pareja siempre.

13.- Diferencias en la forma de llevar la casa, la educación de los hijos…

Entre las muchas cosas por las que un matrimonio se puede disolver está que haya desacuerdo en aspectos fundamentales como la forma de educar a los hijos, finanzas de la casa, la dinámica familiar y muchos otros que deberían hablarse incluso antes de casarse.

El matrimonio nunca fue ni será algo sencillo. Se necesita de mucha madurez emocional para  llevarlo en paz. Sin embargo, el amor que surge de un núcleo familiar vale la pena.

Este video te puede gustar