10 señales de que tienes un alma vieja y sabia

Algunas personas creen en la reencarnación como un hecho palpable. Tan palpable, que si respondes a ciertas señales podrías descubrir qué tan vieja o joven es tu alma. Según algunas creencias, existen tres diferentes tipos de alma: vieja, joven  y nómada. Cada una de ellas tiene una forma distinta de ver el mundo.

¿Eres un alma vieja y sabia?

1.- Eres demasiado reflexiva

Durante toda tu vida desde muy pequeña has sido un persona muy reflexiva. Te gusta estar en silencio. De hecho, muy pocas veces llegas encontrar a alguien con quien compartir tus pensamientos. Tienes una forma de pensar bastante más profunda y especial que la de otras personas. Normalmente hayas un sentido más profundo acerca de todas tus relaciones y lo que te pasa día con día.

2.- Amas la soledad

El silencio y la soledad son tus mejores amigas. No necesitas de otro ser humano para sentirte bien estando sola. Es un tiempo especial para ti en el que puedes conocer más acerca de ti misma. Disfrutas bastante de la soledad y por ello muchas personas te consideran melancólica.

3.- Tienes una forma muy madura de pensar pese a tu edad

Pese a tu edad tienes una forma muy madura de ver el mundo. Eres una mujer muy inteligente en todos los aspectos. De hecho, muchas personas suelen sorprenderse cuando tienen una conversación profunda contigo. Seguro desde muy chica amabas escuchar las conversaciones de adultos. Nunca fuiste una niña que gustase hacer cosas de niños.

4.- Reconoces fácilmente los errores que cometes

Tienes muy claro que tu vida esta llena de sucesos que te ayudan a crecer, y aunque no muchas veces logras superarlos los aceptas. Sabes que tu vida tiene un propósito y aunque no logras vislumbrarlo del todo, tienes conciencia de que eres parte de algo más grande.

5.- Tienes un modo peculiar de ver la vida

Las cosas para ti no son ni blancas ni negras, tu escala de grises es enorme. Además, analizas todo con mucha profundidad, incluso a la hora de conocer a las personas. Sabes muy bien quién puede y no impactar en tu vida. Con solo ver unos momentos a una persona tu instinto te puede decir cómo vive, cuales son sus problemas. La vida para ti es un regalo junto con toda la sensibilidad que tienes, procuras sacarle hasta la última gota para disfrutarla.

6.- Disfrutas mucho de las cosas más sencillas

Te encanta la naturaleza y las cosas sencillas de la vida. Pasar el rato en un parque, leer, correr; disfrutas hasta el atardecer más oscuro. Tienes un alma vieja, si para ti las cosas materiales son lo más superfluo del mundo. La política, economía y todos esos aspectos que solo parecen engendrar males, te interesan muy poco. Al final sabes que todo se encuentra en perfección en el mundo, no porque las cosas estén bien, sino porque toda acción tiene una reacción y sirve de aprendizaje a cada persona en este mundo. Dicen que las almas viejas siempre ven lo bueno dentro de lo malo, saben que todo viene por un bien mayor.

7.- Te es muy fácil aconsejar a los demás

No son pocas las personas que se acercan a ti por consejos. La mayoría de las personas a tu alrededor te consideran una persona a quien pedir consejos. Finalmente intentas ser lo más imparcial posible. ¿Quién sabe? Quizás seas un alma vieja con bastante conocimiento adquirido y por eso tienes tanta empatía con las demás personas. Estas aquí para transmitir tus conocimientos y ayudar a los demás.

8.- Eres una persona muy espiritual

No eres una persona religiosa, más bien eres sumamente espiritual. Tienes ideas extrañas acerca del mundo y puedes sentir de vez en cuando que hay algo superior a este mundo. Estas conectada de cierta forma con la naturaleza y tu entorno. Tienes una sensibilidad nata que te advierte de sucesos de estados de ánimo, eres una mujer bastante perceptiva. Un alma vieja que conoce más acerca del mundo de lo que piensa.

9.- Siempre te has sentido diferente a los demás

No es que te sientas más especial que los demás. La palabra correcta sería “rara” o diferente. Siempre ves la belleza por encima de todo, las cosas materiales no te llaman demasiado la atención. Realmente tus amigas y las personas que te rodean a veces no te entienden. Se podría decir que eres una cazadora de experiencias, pues siempre buscas la forma de enriquecerte de formas inusuales. Un alma vieja tiene mucha suerte para encontrar retos en su camino.

10.- Sientes que no encajas con este mundo

Un alma vieja suele sentirse extraña o incómoda entre las demás personas. Hay algo en este mundo que no termina de convencerla, y por eso se siente fuera de lugar. Muchas veces de noche al estar en tu cama sientes que podrías volar y escapar de este plano.

En este mundo hay muchas cosas aún sin resolver. Por muy diferentes que sean las creencias de cada ser humano hay algo muy cierto: debemos aprender a respetar las opiniones de los demás y a disfrutar de esta vida al máximo.

Este video te puede gustar