10 cosas graciosas que hacen los gatos más mimados

Solo las dueñas de los gatos más mimados van a reconocer todas estas acciones. Amamos a nuestros gatos, aunque algunas veces hacen cosas de lo más ilógicas. Pero al final los amamos tal cual son, hacen de nuestra vida algo más ameno con todas sus curiosidades. Estas son algunas de las travesuras que realizan nuestras mascotas. Son tan graciosas e inusuales que te arrancan una gran sonrisa. ¿A poco no?

1.- Te persiguen hasta adentro del baño

No sabemos por qué, pero si tienes un gato mimado, seguro te acosa hasta cuando te bañas.

2.- Maulla para que lo dejes entrar y salir de casa

Puff, además son super exigentes. Si no les haces caso comienzan a maullar como si los estuvieran matando.

3.- Te usan cómo mueble, pasarela o cama

 

Si estas acostada o sentada no importa. Cuando un gato quiere atención o mimo va a acomodarse encima de ti.

4.- Se ponen de panza

Para ver si te animas a rascarles la panza, además ponen unos ojos super tiernos para que les hagas caso. No hay duda de que en la casa, el gato mimado manda.

6.- Se quedan atorados

En el sillón, la cortina, la almohada, el edredón… los gatos mimados aman acurrucarse o jugar con los textiles de casa y en algunas ocasiones los muebles salen lastimados con alevosía y ventaja.

7.- Se acomodan en tu cama antes que tú

Puedes llegar super cansada del trabajo y cuando subes a tu habitación, ahí está el rey de la casa. Y se ha instalado cómodamente en la cama. Ellos siempre te harán ver que son los dueños del lugar.

8.- Tienen lapsus de locura

Sin saber por qué, ellos pueden llegar a morderte el dedo, arañarte o hacer algo gracioso como meterse en una cajita para llamar tu atención. Aguas con lo que dejas por ahí, pues si les parece un buen juguete, terminará rodando por todo el piso.

9.- Deciden cuando es tiempo de levantarte

Cuando un gato mimado quiere ir al baño a las 6 de la mañana te aseguro que lo conseguirá. Con el constante maullido lo consiguen todo. En algunas ocasiones tienen la consideración de caminar sobre de ti para advertirte que se levantarán. Pero no lo dudes, sea sábado o un lunes antes de ir al trabajo. Ellos deciden el horario en el que tienes que estar despierta.

10.- Saben racionar su comida

 

Cuando tú le das de comer a un gato en un bol grande, él sabe cuánto tiempo le durará y antes de que se lo acabe te pedirá más. Pero aguas si le das comida húmeda pues esa no la racionarán, se la comerán de una sentada.

 

Este video te puede gustar