Ya díganme cuándo es mejor hacer ejercicio: ¿en la noche o en el día?

Existe una gran discrepancia acerca de la mejor modalidad u hora para hacer ejercicio y tener buenos resultados. Tomando en cuenta la información contradictoria que hay en todos lados, decidí intentar ambos y contarte qué pros y contras experimenté. Durante 30 días cambié mi forma de hacer ejercicio, 15 días de noche y 15 de día. ¿Hacer ejercicio de noche o de día? Aquí te cuento cómo me fue.

La info que encontrarás en todos lados

Antes de iniciar mi experimento decidí recabar la mayor información posible. Esto es lo que encontré después de algunas búsquedas en internet.

  • Todos concuerdan en que no importa la hora mientras hagas ejercicio. Al final, es mejor hacerlo a la hora que quieras a no hacer nada.
  • La alimentación es super importante. Si vas a hacer ejercicio por la mañana es necesario que comas algo ligero antes de empezar. Por otra parte, si lo haces de noche no es tan necesario ya que tu cuerpo cuenta con las calorías necesarias para trabajar.
  • Tu ciclo circadiano tiene mucho que ver con la decisión de hacer ejercicio. Si lo haces por la mañana, tendrás más energía; por otra parte, en la noche lograrás sacar todo el estrés y dormirás mejor.
  • Todos están de acuerdo en que tener una hora fija para hacer ejercicio te ayuda a tener una buena rutina.

La pregunta del millón a una health coach

Después de esta investigación decidí preguntarle a alguien que se dedica a esto todo el día. Acudí a una health coach quien me aseguro que los resultados cambian según la hora del día. Es decir que hacer ejercicio por la mañana acelerará tu metabolismo y, por ende, ayudará a mantener tu peso, además ayuda a regular tu apetito. Por otra parte, hacer ejercicio por la tarde o noche contribuye a incrementar tu masa muscular, logras un mejor trabajo muscular y, en consecuencia, un mayor rendimiento. Aunque también me hizo mucho énfasis en que la decisión de hacer ejercicio de noche o de día depende de las actividades que tenga cada persona. Al final, tú eres la que debe definir el tiempo en el que te conviene hacerlo

Experiencia de día

Comprobé que en muchas fuentes decía que el ejercicio por la mañana te ayuda a tener una mejor rutina. Durante esos 15 días desperté con mucha energía. Los primeros días fueron terribles; sin embargo, una vez que tu cuerpo se acostumbra a la rutina de despertar y hacer ejercicio todo corre de maravilla. Es cierto que tienes más energía y es una excelente forma de iniciar el día. Al ejercitarte por la mañana tu apetito cambia, eres mucho menos propensa a sucumbir a los antojos. Desayunar antes de ir al gym resultó bastante fastidioso, en lo personal. De hecho, muchos días fui al gym sin nada de alimento y nunca sufrí mareos. Claro que por la noche cenaba bastante bien. Los resultados de despertar y hacer ejercicio me agradaron…

Hacerlo en la tarde-noche

Es diferente entrenar por la tarde noche que por la mañana. Me resultó más sencillo que hacerlo por la mañana. Además, logré sacar el estrés de una forma más productiva. Finalmente, por la tarde no tienes que comer nada, ya que tu cuerpo tiene las calorías que necesita. Dormí mejor y logré realizar rutinas más pesadas. Es un buen cierre para el día a día. Si tuviera que elegir ejercicio de noche o de día, definitivamente optaría por la noche. Finalmente, los resultados físicos fueron los mismos. Lo único que debes tomar en cuenta para decidirte por uno son tus tiempos y gustos.

Este video te puede gustar