Sexy chair: ¿qué es?, ¿difícil o fácil?, ¿sirve como ejercicio?

¿Alguna vez has oido hablar del baile en silla? Se le conoce también como sexy chair y es una actividad física que va de la mano del pole dance, twerk y la danza aérea. Todas estas disciplinas super sexys son perfectas para las chicas a quienes no les agrada tanto ir al gym, pero quieren mantenerse en forma. Este entrenamiento es desafiante. Implica cardio, mucha fuerza y, sobre todo, el plus de sentirte sexy toda la clase. Te voy a contar cómo me fue en mi primera clase de sexy chair y las razones que me condujeron a probar algo nuevo.

La rutina que mata

Quizás esto es algo que solo le pasa a las chicas más inquietas. Para mí tener una rutina es lo más terrible del mundo, cuando me percato de que sin querer he caído en una. Eso me pasó hace algunos días, cuando me encontré a mí misma encerrada en casa un jueves por la noche con un aburrimiento de esos que solo quieres que acabe el día. Así que decidida a no dejar que el aburrimiento se calara en mis huesos, me puse a buscar algo que hacer. Por obra del destino una amiga me invitó a una clase de sexy chair… La verdad no era lo que yo tenía en mente, pero me animé a experimentar. Fue así como de estar en pijama, me puse mis leggings, tenis y salí a la clase de sexy chair.

La clase

En un salón de baile que parece la sala elegante de una casa grande se dio la clase a la que fui. El ambiente era super cálido, lleno de chicas y el profesor, un amor, como suelen serlo los chicos que se dedican a bailar. La gracia de los movimientos del profesor dejaban en vergüenza a mis movimientos algo torpes y también los de algunas otras chicas de la clase. Sin embargo, existe algo muy especial en quienes se dedican a este tipo de danza, pues la sensualidad  transpira por sus poros y es realmente algo admirable. La clase comenzó con una serie de estiramientos, después la música cambió de tono. Se escuchaba esa música eróticas tan sexy que es raro escuchar. Con una sencilla silla el profesor nos enseñó como hacer varias figuras con nuestras piernas al aire…

El esfuerzo

Soy una chica que hace ejercicio, todos los días, pero debo decir que el dolor del esfuerzo de una clase de danza nunca equivale al de un gimnasio. Mucho menos a una clase de sexy chair. Para sostener tus piernas en el aire, la fuerza en el abdomen, muslos y en los brazos es impresionante. Así que lo considero un ejercicio perfecto para tonificar tus piernas, pompis, brazos y abdomen. Después de unos minutos de baile lento comienzas a sudar como si hubieras ido a correr 5 km. Muy buen ejercicio, además tiene un encanto bastante peculiar…

Las chicas dentro de la clase

Yo sé que para las chicas más tradicionales entrar a una clase en la que separas las piernas en una silla no es el hit. La verdad es que para mí tampoco lo es. Sin embargo, fuera de ser un baile vulgar, al realizarlo puedes darte la oportunidad de experimentar tu sensualidad sin ningún prejuicio. Las chicas dentro de esta clase tenían distintas edades. La bailarina más veterana con 67 años se movía con una gracia impresionante. Quedé impresionada por el rango de edades, pues había alumnas desde los 15 hasta las mujeres de más de 60. Chicas petite, curvy, mujeres altas en ese salón todas las chicas disfrutaban de su sensualidad sin ningún tabú. Para mí fue una gran experiencia que pretendo seguir teniendo.

Más allá de una clase de danza

Es cierto que somos pocas las mujeres que disfrutamos de nuestra sensualidad. En teoría deberíamos hacerlo todos los días con nuestra ropa, accesorios, maquillaje, etc… Sin embargo,  seguimos viviendo en sociedades en las que mostrar la sensualidad femenina se considera indebido y hasta reprobable. Así que asistir a este tipo de clases es una gran oportunidad de conocer algo más de ti misma. Quizás no seas la bailarina más sexy, pero te aseguro que después de dos o tres clases tu cuerpo y, mejor aún, tu mente comenzará a soltar todos esos prejuicios que traemos arrastrando de fuera.

Siéntete sexy, experimenta esta actividad una vez, no tiene nada de malo.

Este video te puede gustar