Rutina rápida para reafirmar tu busto

Nuestro busto tiene poco soporte naturalmente por lo que tiende a caerse con el paso de los años. Se supone que las mujeres usamos el brasier como soporte para prevenir que esto suceda. Sin embargo, la mayoría de las mujeres no usamos la talla correcta o tenemos modelos cuyos tirantes no dan suficiente soporte. Es por eso que es tan importante reafirmar tu busto a través del ejercicio.

¡Estoy fascinada con esta rutina! Esta rutina te llevará aproximadamente siete minutos, tiene muchos descansos y no requiere mucho esfuerzo. Sin embargo, trabaja muchos músculos por lo que reflejará rápidamente los resultados. Aunque los ejercicios requieran de fuerza podrás recuperarte durante los generosos descansos. Recuerda tener un cronómetro o alarma cerca. Lo importante no es la cantidad de repeticiones, sino hacer bien el ejercicio a tu propio ritmo.

Flexiones apoyada en las rodillas

En vez de realizar una lagartija completa, te apoyarás en tus rodillas para concentrar el esfuerzo en tus brazos. Colócate de rodillas en el piso. Separa tus palmas a la altura de tus hombros. Mantén los pies separados del piso y tu espalda recta. Aguanta tu peso con tus brazos. Comenzamos con 20 segundos de flexiones.

Descanso

Deja que tu cuerpo se recupere apoyando tus piernas en el suelo y estirando tu espalda. Procura regular tu respiración. También puedes enderezarte y descansar tus brazos antes de la siguiente secuencia. El descanso será de 15 segundos.

Repite la serie de flexiones durante 20 segundos más y descansa 25.

Flexiones – push ups

Ahora realizarás una lagartija completa. Si te cuesta demasiado, puedes repetir una serie de flexiones con rodillas. Hazlo a tu ritmo, lo importante es hacer el movimiento. Repite el movimiento por 20 segundos. Descansa durante 15 segundos. Luego, repite la serie por 20 segundos. Ahora el descanso será de 25 segundos.

Descanso

Descansa 20 segundos. Regula tu respiración.

Flexiones en tres posiciones con rodillas

Este ejercicio se hace durante 20 segundos. Comienza con la postura de las flexiones con rodillas. Mantén los pies levantados, la espalda recta y los brazos estirados. Abre una mano hacia la izquierda y baja sin encorvar la espalda. Regresa al centro. Ahora abre el otro brazo hacia la izquierda y baja. Recuerda crear un ángulo de 90 grados al bajar tus brazos. Mantén tu espalda recta en todo momento. Repite el ejercicio en una serie de 20 segundos. Descansa por 15 segundos.

Descanso

Repite el ejercicio en una serie de 20 segundos y recupérate por 25 segundos.

Flexiones en tres posiciones

Ahora vas a intentar hacer el ejercicio anterior estirando las piernas. Nuevamente, este movimiento es de mayor dificultad. Si sientes que no puedes, vuelve a hacerlo con rodillas. En este movimiento, además de abrir tus brazos a los costados deberás separar tus piernas. Comienza con una serie de 20 segundos y descansa 15. Luego, repite el ejercicio por 20 segundos y descansa 25.

Descanso

Haz el ejercicio durante 20 segundos y descansa 25.

Flexiones con brazos juntos

Aumentaremos el nivel de dificultad con el último ejercicio. Ahora vas a colocar tus manos  juntas a la altura de tus hombros y a bajar con los codos cerca del cuerpo. La intención es que tu abdomen no toque el suelo al bajar. Si te resulta demasiado difícil, deja que tu cuerpo toque el suelo al bajar y vuelve a subir. No separes los codos y aprieta el abdomen para resistir mejor. Comienza la serie con 20 segundos y descansas 15. La segunda serie también dura 20 segundos y el descanso es de 25.

Para terminar, estira principalmente tus brazos. Poco a poco verás cómo la rutina te ayuda a reafirmar tu busto y cada vez la ejecutas más fácilmente.

Este video te puede gustar