Gymtimidation: cómo evitarla y concentrarte solo en ti

Seguramente te ha pasado. Las primeras veces que llegas a un gimnasio y no tienes idea de qué hacer, ni de cómo actuar. Lo peor es que piensas que todo el mundo te está viendo. En inglés a esto se le llama gymtimidation, y creo que no hay una mejor forma de describir el asunto. No obstante, sí sabemos que se refiere a esa sensación de sentirte observada y de querer salir corriendo. Cómo una gran fanática del ejercicio he asistido a gimnasios toda mi vida. El día de hoy es algo super común para mí entrar a cualquier gimnasio y comenzar a hacer mis rutinas. Sin embargo, todo fue un proceso, antes de que te desanimes por sentirte intimidada hay algunas cosas que deberías saber.

Primero que nada, olvídate de las personas

Es cierto, las personas que llevamos un tiempo en el gym reconocemos a un primerizo. Sin embargo, es algo tan normal como ver un pájaros volando en el cielo. Sabes, en el gimnasio son realmente muy pocas las personas que van a criticar. De hecho, es un lugar en el que te ves más a ti, que a otra persona. A menos de que seas una adolescente llena de inmadurez o en busca de pareja. Fija tu meta; entraste al gimnasio para ser una mejor versión de ti, así que olvídate de las demás personas y de la gymtimidation. Aquí la estrella del show eres tú.

Va a ser difícil

Hazte a la idea. Es algo nuevo para ti y, sí, las primeras veces serán horribles. De hecho, todos a tu alrededor lo hacen ver fácil, pero toma en cuenta que muchos llevamos años haciendo ejercicio. Así que no te sientas mal si la chica de al lado corre como correcaminos y tú como el coyote que nunca lo va a alcanzar. De hecho, con el tiempo irás cobrando resistencia. Llévatela leve, estás aprendiendo.

Evita ser la que observa a los demás

Muchas chicas en el gym hablan de que se sienten intimidadas por las chicas fit dentro del gimnasio. Sinceramente creo que ninguna de ellas se ha puesto en la piel de la chica fit. Es decir, quizá sea una chica a la que no le gusta llamar la atención, pero todo el mundo voltea a verla dentro del gym. Además, quizá la chica ama hacer ejercicio y está concentrada en hacer su rutina. Créeme que no es nada grato que las chicas primerizas volteen a verte con ojos de odio, sobre todo las que tienen problemas de autoestima. No

Busca ayuda

Finalmente, no hay nada peor que ver a las primerizas usando mal los aparatos. Las lesiones que vienen con el mal uso de los aparatos pueden llevarte hasta el hospital. Aceptémoslo: no te vas a convertir experta en un día. Sin embargo, es buena idea pedirle ayuda al instructor, así que acércate y no esperes a que vengan a brindártela. Es decir, tienes que pedirla, pues son pocos los gimnasios en los que realmente vas a recibir la atención de primera mano.

No caigas en la gymtimidation. Al final recuerda que solo pasarán algunas semanas para que sientas la actividad como parte de tu día a día.

Este video te puede gustar